Ahmed Samsam, acusado de integración en organización terrorista.

Ahmed Samsam, acusado de integración en organización terrorista. EFE

Tribunales AUDIENCIA NACIONAL

Ocho años de prisión para el yihadista danés detenido en Estepona tras una noche de fiesta

  • Con 24 años, Ahmed Samsam participó en la toma del aeropuerto de Raqqa en las filas de Estado Islámico.
  • Trató de hacerse con una partida de armas en España.

La Audiencia Nacional ha condenado a Ahmed Samsam, el yihadista de nacionalidad danesa y origen sirio detenido en Estepona (Málaga) el 30 de junio de 2017, a ocho años de prisión por integración en organización terrorista, la misma pena que solicitó la Fiscalía.

El hombre fue detenido en un hotel de dicha localidad malagueña al quedarse solo después de una noche de alcohol, cocaína y prostitutas, pues los investigadores que le seguían la pista a instancias de la policía danesa, según relataron durante el juicio, temieron que fuera a consumar un atentado y por eso se diera a los placeres días antes, como hicieron los autores de la masacre del 11-S en Nueva York.

Combatió en Siria

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional considera probado que Samsam -condenado en Dinamarca por tráfico de drogas, agresiones o amenazas a agentes de la autoridad- "se desplazó a Siria entre los años 2012 y 2014 hasta en tres ocasiones para combatir en las filas de las organizaciones armadas precursoras del que a partir de 2014 se autodenominó Estado Islámico".

Participó en las filas del DAESH (de donde son originarios sus padres) "en batallas consideradas cruciales por la propia organización terrorista Estado Islámico, entre ellas la toma del aeropuerto de la ciudad de Raqqa en el mes de agosto de 2014", según considera también probado el Tribunal.

"Allí, -continúa la sentencia-, coincidió con su hermano Hamza, quien había viajado a aquel país con el mismo fin, el cual falleció en Dinamarca acuchillado en 2015 , siendo tratado por el acusado como un mártir". 

La Sala destaca que a mantuvo contacto con combatientes de DAESH en Siria y otras zonas de conflicto una vez volvió de allí y que hacía constante proselitismo de sus postulados en las redes sociales. 

De hecho, durante su última estancia conocida en España a partir de mediados de junio de 2017, "trató de hacerse con una partida de armas de fuego", según la Sala. En mayo de ese mismo año subió a su canal de Youtube un vídeo en el que mostraba cómo usar un subfusil checho Escorpion

Financió a Estado Islámico

También considera probado el Tribunal que financió a Estado Islámico, como relató el Ministerio Fiscal en su informe de conclusiones y que adquirió armas y material militar para los combatientes.  

El Tribunal relata en su sentencia en primera instancia cifras concretas enviadas por Samsam a combatientes del Estado Islámico que éstos mismos le habrían reclamado. Por ejemplo, en noviembre de 2016 el combatiente Omar Mohar le solicitó una ayuda de 700 dólares reparar un vehículo averiado al volver de combatir con una facción yihadista en Alepo. Dicha cantidad no llegó a su destino por "diversas visicitudes", según la resolución. 

Los magistrados de la Sala de lo Penal también atribuyen a Samsam todo el material audiovisual enaltecedor encontrado en su domicilio. Los investigadores también recogieron algunas conversaciones telefónicas mantenidas con combatientes. En una de ellas, se escuchaba al acusado hablar de chalecos y camisas antibalas, que estaría intentando conseguir en el mercado.