Imagen del accidente Yak 42 en 2003.

Imagen del accidente Yak 42 en 2003. EFE

Tribunales

Ordenan investigar la pierna enterrada por Turquía que podría ser de una víctima del Yak-42

La Audiencia Nacional abre una pieza separada para averiguar si existen restos de fallecidos en el accidente del avión Yakolev 42 del 26 de marzo de 2003 en dicho país.

La jueza de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, ha aceptado investigar el hallazgo de unos restos mortales en Turquía que podrían corresponderse con uno de los fallecidos en el accidente del avión Yakolev 42 en marzo de 2003.

La jueza ha admitido la petición de la Fiscalía y la Abogacía del Estado de investigar el enterramiento de unos restos mortales (una pierna) que Turquía aseguró haber realizado el pasado 28 de mayo, 15 años después del accidente. 

La titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, que comenzó a investigar el caso cuando el ahora ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska era su titular, ha abierto una pieza suplementaria a la investigación total del accidente para esclarecer los hechos. 

15 años del Yak-42

Para ello, solicita la remisión de una comisión rogatoria a Turquía "a fin de que se realicen gestiones para averiguar si existen restos de los fallecidos y, en su caso, lugar donde se encuentran y si están en condiciones de poder ser examinados para identificación y repatriación a España".

Previamente, solicita a la Abogacía del Estado, que es quien ha solicitado la investigación, que concrete y facilite los datos necesarios para poder emitir la comisión rogatoria que se interesa, entre ellos, los siguientes: la autoridad turca que conoció de los hechos relacionados con el accidente del avión Yak-42; las autoridades turcas con las que se ha contactado a través del Ministerio de Asuntos Exteriores; datos de las personas fallecidas cuyos restos pudieran encontrarse en Turquía o la documentación que obre en su poder en relación a los expedientes tramitados por el Ministerio de Defensa y el de Asuntos Exteriores.