Mauricio Casals.

Mauricio Casals. EFE

Tribunales

Careo entre González y Casals para averiguar qué juez les dijo que estaban siendo grabados

Según una conversación grabada por la Guardia Civil, "una magistrada amiga de la casa" les advirtió de que estaban siendo investigados y grabados. Un juzgado de Madrid intenta aclarar el chivatazo.

El juez Ramiro García de Dios celebra hoy un careo entre el expresidente madrileño, Ignacio González, y el presidente de la empresa editora de La Razón, Mauricio Casals, para aclarar el posible chivatazo que recibió González de parte de "una magistrada amiga", advirtiéndole que estaban siendo investigados.

El cara a cara se producirá en los Juzgados de Plaza de Castilla que es el encargado de investigar la denuncia del abogado José Luis Mazón sobre el supuesto chivatazo de una juez a los imputados del caso Lezo, que está siendo instruido en la Audiencia Nacional.

La denuncia se basa en las conversaciones grabadas por la Guardia Civil a Ignacio González quien en una conversación telefónica el 22 de noviembre de 2016 le doce a Eduardo Zaplana que Casals le ha contado que "una magistrada amiga de la casa" le había llamado para ponerle en aviso de que estaban siendo grabados.

Según González, Casals le dijo que "Edmundo está 'acojonao', me ha dicho que le están grabando o no sé qué (...). Es que tenemos una amiga de la casa que es magistrada, que ha 'llamao' para decir 'oye, cuidao que han grabao una conversación de Edmundo muy extraña', reza la conversación concretamente en la que se nombra a otro de los imputados en Lezo, Sobrino.

El juez de Lezo también ha intentado averiguar la identidad de la "magistrada amiga" pero Casals se negó a dar un nombre. El magistrado de Juzgado de Instrucción intentará ahora con el careo aclarar algo más de este caso.