Pablo Crespo durante su declaración en la Audiencia Nacional.

Pablo Crespo durante su declaración en la Audiencia Nacional. EL ESPAÑOL

Tribunales CASO GÜRTEL VALENCIA

Pablo Crespo: "Era el Partido Popular quien decidía si se pagaba en A o en B"

El número dos de la trama Gürtel asegura que habrían cobrado con un cheque "del grupo parlamentario" parte de sus trabajos publicitarios para la campaña electoral.

El número dos del Grupo Correa, Pablo Crespo, apunta directamente al expresidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, como conocedor de la presunta financiación irregular del Partido Popular y al propio partido como el que "decidía si se pagaba en A o en B".

Durante su declaración en la Audiencia Nacional, Crespo ha reconocido los pagos irregulares de los trabajos realizados para las campañas electorales de 2007 y 2008 con dinero negro, facturas giradas a empresarios e incluso con un cheque de 123.000 euros al Grupo Parlamentario Popular de las Cortes Valencianas.

Según la versión de Crespo, que va en la misma línea de la del cabecilla de la trama, Francisco Correa el pasado martes, la cúpula del PP de la Comunidad Valenciana estaba al tanto de los pagos irregulares a las empresas de Correa. De ahí que no entienda "por qué no están aquí como en otra pieza (del caso Gürtel) a título lucrativo".

Según ha explicado, el exsecretario general del Partido Popular valenciano, Ricardo Costa, habría orquestado el envío de facturas de Orange Market a empresarios asentados en Valencia, aunque Vicente Rambla, David Serra e incluso Francisco Camps también estaban en comunicación con Álvaro Pérez 'El Bigotes', gerente de Orange Market que gestionaba esos cobros. "Yo se que Álvaro Pérez también hablaba con el entonces presidente, Francisco Camps", ha dicho Crespo, quien ha explicado que le consta que hacía gestiones directas o indirectas con el Partido Popular.

El responsable del Grupo Correa ha descrito una reunión en el despacho de Álvaro Pérez 'El Bigotes' con éste y Ricardo Costa en la que el responsable del PP les habría dicho que la única solución para cobrar el dinero que el partido les adeudaba por actos electorales era facturar a empresarios. "Era dinero que el PP nos debía a nosotros y que finalmente pagaron los empresarios que estos días se han sentado aquí", ha explicado Crespo a la fiscal Myriam Segura.

Esa reunión "no fue pacífica", según Crespo, sino que fue "incómoda por mi actitud" por la "situación de subordinación que tenía respecto del PP", que era su cliente. Según Crespo, Costa "tenía una idea vaga de cómo se iba a hacer esto y no sabía ni cómo, ni cuánto ni de qué manera había que pagar". 

El papel de Ramón Blanco Balín

El consejero delegado de las empresas de Correa pone al asesor financiero del cabecilla de Gürtel, Ramón Blanco Balín, en un puesto de importancia en la trama. Era él quien se ocupaba de los asuntos de contabilidad por la falta de conocimientos financieros de Álvaro Pérez: "Cobraba y ni siquiera sabía si tenía que ingresar el IVA", se ha referido Crespo al gerente de Orange Market.

Según Crespo, la relación de Blanco Balín (también investigado en la causa por delitos fiscales) con Correa iba más allá que la de un "asesor externo". Según Crespo, haría diseñado la estructura societaria de Correa, era socio de Orange Market, la administración de la empresa se llevaba en su oficina y tenía otros negocios e inversiones con el cabecilla de Gürtel. Blanco Balín habría viajado con Correa a buscar negocios en Latinoamérica en distintas ocasiones, alguna vez también con el empresario Jacobo Gordon, investigado en la Época I de la trama Gürtel. 

Blanco Balín no gestionaba, sin embargo, la 'caja B' del PP. En su despacho no se hicieron pagos ni se tomaron decisiones operativas, según ha contestado Pablo Crespo a las preguntas del abogado de Blanco Balín, Esteban Mestre.

Financiaron un acto de Alberto Fabra

Crespo ha confesado que hizo varios viajes a Valencia para recoger esas cantidades en efectivo de parte de las empresas y las habría llevado "en paquetes" a Madrid para que el cabecilla de la trama, Francisco Correa, las guardara en su 'caja B'.

Entre los actos de campaña que se habrían financiado de esta manera estaría, según la versión de Crespo, un acto de campaña del también expresidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra, en su campaña como candidato a la alcaldía de Castellón.

Durante su declaración ante el juez José María Vázquez Honrubia este viernes, Crespo ha confirmado que hubo tres vías para financiar las campañas electorales de las municipales de 2007 y las generales de 2008 en la Comunidad Valenciana: se pagaron trabajos con facturas reales, con "dinero en efectivo que no se declaró y a través de empresarios que han venido aquí", ha dicho.

Dispuesto a contestar a todas las partes

Pablo Crespo persigue un acuerdo con la Fiscalía para rebajar su condena que aún no se ha concretado. El Ministerio Fiscal esperará a las conclusiones para, dependiendo de la información aportada por el número dos de Correa, rebajar o no su condena.

En esa búsqueda de "colaboración con la Justicia", Crespo se ha mostrado dispuesto a contestar a todas las partes durante su declaración (que aún continúa) y aclarar los hechos.