Xabi Alonso, durante un partido con el Bayern Munich.

Xabi Alonso, durante un partido con el Bayern Munich. TOBIAS HASE Agencia EFE

Tribunales

Xabi Alonso no se libra: la Audiencia reabre la investigación por presunto delito fiscal

El juez deberá continuar la instrucción sobre los contratos de derechos de imagen.

La Audiencia de Madrid ha ordenado al Juzgado de Instrucción número 40 de Madrid que continúe la investigación por un presunto delito fiscal contra el excitador del Real Madrid Xabi Alonso. Los magistrados han estimado un recurso del Abogado del Estado y de la Fiscalía de Madrid contra el archivo de la investigación, acordada por el instructor, que deberá aclarar si los contratos de derechos de imagen del exfutbolista eran o no simulados a efectos de su tributación a Hacienda.

El juez archivó las diligencias contra Alonso tras la petición de la fiscal del caso. Pero el fiscal jefe de Madrid, José Javier Polo, rectificó el criterio de su subordinada y ordenó recurrir "habida cuenta del contenido de las declaraciones prestadas ante el juez por investigados y peritos, al constituir las mismas pruebas personales que deben ser valoradas".

A pesar de que el centrocampista cedió sus derechos de imagen a una empresa radicada en Madeira y de las similitudes del caso con el de otros futbolista que fueron condenados -como Javier Mascherano-, Alonso fue eximido de responsabilidad por el instructor Enrique de la Hoz en contra del criterio del abogado del Estado, que representa los intereses de la Agencia Tributaria.

El exjugador del Real Madrid fue el primer futbolista denunciado por la Agencia Tributaria por no ingresar cantidad alguna en las arcas públicas derivada de sus derechos de imagen, cedidos a una sociedad de su propiedad constituida en Madeira (Portugal). La Agencia Tributaria considera que esa cesión fue una "simulación absoluta" cuya única finalidad era que los ingresos derivados de la explotación de los derechos de imagen del jugador en los ejercicios fiscales de 2010 a 2012 no generaran obligación tributaria alguna en España, su país de residencia en aquel momento.

Hacienda, que cuantifica la supuesta defraudación fiscal de Alonso en 2 millones de euros, sostiene que la cesión de sus derechos de imagen a la sociedad de Madeira (donde existe un ventajoso régimen fiscal) no fue real porque el jugador nunca se desprendió de esos derechos.