Detención de los presuntos yihadistas en noviembre de 2015.

Detención de los presuntos yihadistas en noviembre de 2015. POLICÍA NACIONAL

Tribunales YIHADISMO

Excarcelados por falta de pruebas 3 presuntos yihadistas listos para atentar, según la Policía

Yassin El Mourabet, Abdessadek Essalhi y Walid Oudra ha estado dos años en prisión provisional por presunta pertenencia a organización terrorista.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha acordado la libertad provisional de Yassin El Mourabet, Abdesadek Essalhi y Walid Oudra, tres presuntos yihadistas de entre 28 y 31 años detenidos en noviembre de 2015 en Madrid y Rivas-Vaciamadrid, acusados de integrar una organización terrorista.

La falta de pruebas ha llevado a la Sala Segunda de la Audiencia Nacional -compuesta por los magistrados Julio de Diego López, José Ricardo de Prada y Juan Pablo González- a dejarles en libertad hasta que haya sentencia inculpatoria o exculpatoria. En los autos de libertad, el tribunal argumenta que toma la decisión "dado el estado de deliberación de la sentencia y visto el tiempo que llevan privados de libertad", aunque manifiestan que "la medida no tiene el ánimo de prejuzgar el fallo". 

Cuando la Policía Nacional les detuvo el 3 de noviembre de 2015, aseguró que constituían una "célula yihadista activa que estaba dispuesta a atentar en la capital". El dispositivo coordinado por la Comisaría General de Información de la Policía Nacional actuó de madrugada "de forma urgente porque se trataba de "individuos muy imprevisibles en sus reacciones". Según los investigadores, los tres jóvenes "estaban extremadamente radicalizados y habían asumido totalmente la disciplina y el ideario terrorista, estaban perfectamente organizados y jerarquizados y cada uno de sus componentes tenía un papel determinado".

Los tres fueron juzgados en la Audiencia Nacional el pasado 4 de diciembre y el Ministerio Público, representado por la fiscal Ana Noé Sebastián, pidió para cada uno de ellos 9 años de prisión y la expulsión del territorio nacional en su escrito de calificación. Petición que rebajó a 7 años de prisión durante las conclusiones del juicio.

Según se recoge en el escrito de acusación, los jóvenes fueron identificados a raíz de que intentaran comprar una pistola en la armería 'Top Gun' del barrio madrileño de La Ventilla. A partir de ahí, se intervinieron sus comunicaciones y se rastreó su actividad en redes sociales.

Las conversaciones telefónicas mantenidas entre los tres hombres naturales de Carque, Casablanca y Kasba Tadla, aunque residentes en Madrid, han servido a la Fiscalía para mantener su petición de prisión. De estas llamadas se extrajo la frase de Adessadek Essalhi en la que manifestó que "había que lapidar" a quienes acudían a un centro sufista del barrio de Embajadores de Madrid o la de Walid Oudra también dijo que les iba a "tirar una granada e iban a ser víctimas y que llevaba una semana vigilándoles a la entrada de sus reuniones y siguiéndoles cuando las finalizaban", según se recoge en el escrito del Ministerio Público.

Durante los registros realizados el 2 de noviembre de 2015 en las viviendas de Yassin El Mourabet y Abdessadek Essalhi (Cañada Real), así como en la de Walid Oudra (Avenida de Peña Prieta, Madrid), se encontró diverso material bibliográfico y videográfico sobre el Islam, la Yihad y fotografías de líderes yihadistas detenidos en España. Sin embargo, no se encontraron armas ni material explosivo.

En uno de los manuscritos en árabe hallados, según la Fiscalía, se podía leer: "no vamos a dejar que Occidente nos ensucie" (...) "No vamos a dejar pasar el tiempo" y "Vamos a romper el candado de nuestra desgracia y nuestros ejércitos acabarán con nuestros enemigos", según el escrito de la Fiscalía.

También se encontraron más de 35.000 euros en efectivo que, según una familiar que compareció como testigo durante el juicio, "habían sido ahorrados para pagar la vivienda".