Hervé Falciani.

Hervé Falciani. EFE

Tribunales Lista Falciani

Directivos del Santander niegan conocer que el HSBC utilizó sus cuentas para repatriar a España dinero de defraudadores

En su declaración como investigados, aseguran enterarse por los registros a su sede de la operativa de blanqueo de capitales. 

Noticias relacionadas

Los tres directivos del Banco Santander investigados en la causa de la lista Falciani han negado este lunes ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata que tuvieran conocimiento o participaran en la repatriación de fondos de defraudadores con dinero en el HSBC de Suiza.

De la investigación se desprende que desde el Santander, que dirige Ana Patricia Botín, se habrían utilizado cuentas de corresponsalía con el HSBC como vehículo para traer el dinero escondido por españoles en el banco suizo y que no lo habrían declarado a Hacienda.

A petición de la Fiscalía Anticorrupción, De la Mata citó en calidad de investigados a varios directivos del Santander y del BNP Paribas, después de analizar la documentación incautada en los registros de sus sedes, tras las sospechas de que estas entidades habrían participado en el blanqueo de capitales de defraudadores españoles. El juez también investiga al presidente del HSBC en Suiza.

Este lunes han declarado el exsecretario general en 2005 y expresidente del Comité de Análisis y Resolución de la entidad entre 2005 y 2014, Ignacio Benjumea Cabeza de Vaca, y los responsables vinculados a las labores de cumplimiento normativo y prevención en banca mayorista, José Manuel Arraluce Larraz y Carlos Infesta Fernández.

Según fuentes presentes en el interrogatorio, todos ellos negaron conocer que las cuentas de corresponsalía entre el Santander y el HSBC fueran utilizadas para repatriar fondos de españoles no declarados al fisco. Los investigados han asegurado que desde el banco no se puede conocer si el HBSC puede utilizar sus cuentas como conducto para facilitar un delito de blanqueo de capitales a defraudadores españoles.

Estos datos se han obtenido tras la documentación aportada por el exempleado del HSBC, Hervé Falciani, quien sacó datos de la entidad en Ginebra y los entregó a las autoridades francesas. Durante más de un año, este informático colaboró con la Fiscalía Anticorrupción para descifrar todos los datos extraídos del banco, lo que ha permitido localizar a más de un centenar de defraudadores fiscales.

La información recabada por los investigadores versa sobre una serie de operativas tendentes a la gestión, utilización y aprovechamiento de fondos, depósitos y valores, ocultos al erario público, entre sujetos que debían conocer su existencia de posición dominante en sociedades. Tales conductas -según queda recogido en un auto judicial- podrían ser constitutivas de delitos continuados de blanqueo de capitales.

Para De la Mata y la Fiscalía, el sistema que ha mantenido HSBC en sus cuentas de valores, tanto en Santander Investments como en BNP en España, con cuentas conocidas como "ómnibus" o cuentas globales, en las que el propietario real de los valores es desconocido y "de todas las operaciones en las que se ha podido identificar a su verdadero propietario, por medio de la información disponible en la base de datos DB2, elaborada con los datos facilitados por Hervé Falciani, en ningún caso era HSBC Private Bankia Suisse, todas son operaciones de sus clientes".

74 millones repatriados

Concretamente, entre 2005 y 2008 se canalizaron a través de Banco Santander 1.070 operaciones por importe de 73,9 millones euros de clientes del HSBC para hacer pagos en España a clientes de otros bancos y cajas españolas. Desde que en 2009 se implantó la obligación de identificar a los ordenantes y a los beneficiarios, suprimiendo la opacidad existente, las operaciones de HSBC disminuyeron considerablemente, siendo ocho en 2009 y desaparecieron a partir de 2010.

Según han explicado los investigados en su interrogatorio celebrado este lunes en la Audiencia Nacional, todos ellos tuvieron conocimiento de esa supuesta operativa tras los registros de la Guardia Civil en sus oficinas. Además, señalaron que realmente la cuenta del Santander con el HSBC era insignificante para su volumen.

El juez hace constar que HSBC era ya en 2005 una entidad financiera de alto riesgo susceptible de canalizar operaciones de blanqueo de capitales. Los peritos, según el juez, con un resultado casi infructuoso, han intentado identificar a los propietarios reales de las cuentas de valores de HSBC Private bank Suisse, utilizando la información proporcionada por los custodios Santander Investments y BNP Paribas Securitas Services sucursal en España. La información sobre titulares reales, salvo algunos casos concretos, se ha obtenido "solo gracias a la base decesos DB2 construida con los datos facilitados por Hervé Falciani".

"A pesar de todas estas manifestaciones -añade el juez- la calificación de riesgo otorgada a HSBC Private Bank Suisse por los responsables del Banco Santander fue bajo", con excepción de 2016, donde se calificó como "medio". El juez cita como investigados a quienes eran responsables en 2005, en las dos entidades bancarias, en el ámbito de la organización de la prevención del blanqueo de capitales

La sociedad panameña de Botín

Los investigados también fueron preguntados por la sociedad panameña del fallecido expresidente del Santander, Emilio Botín, quien ya en su día tuvo que pagar al fisco 200 millones de euros tras aparecer, junto a otros miembros de su familia, en la lista Falciani. Sin embargo, en su caso no fueron investigados judicialmente tras quedar archivada la causa con su regularización ante Hacienda.

Concretamente, entre las operaciones analizadas por los investigadores figura una del 27 de septiembre de 2005, en la cual un cliente de HSBC vendió 1,04 millones de acciones de Bankinter. El vendedor era North Star Overseas, una sociedad panameña de la que era titular Emilio Botín, el fallecido presidente del Santander. Los investigados negaron saber de la existencia de tal sociedad.