El letrado Gonzalo Boye y su cliente Carles Puigdemont.

El letrado Gonzalo Boye y su cliente Carles Puigdemont. Efe

Política NACIONALISMO

El abogado de Puigdemont y Anasagasti, referentes del "programa cultural" de la Generalitat en Madrid

El delegado del Govern en la capital, Gorka Knorr, estrena su cargo con un ciclo de conferencias con personalidades muy vinculadas al 'procés'.

Noticias relacionadas

El delegado de la Generalitat en Madrid, Gorka Knorr, estrena su cargo en la capital con un ciclo de debate sobre el futuro de la Unión Europea monopolizado por las voces más cercanas al nacionalismo, y en el que brillan por su ausencia personalidades del entorno del constitucionalismo.

El ciclo, que empezará este febrero, está comisariado por uno de los dirigentes políticos más fieles a Carles Puigdemont, como es el exeurodiputado del PDeCAT Ramon Tremosa, y que fue expulsado del grupo de los Liberales por los casos de corrupción de Convergència y su deriva nacionalista.

Otros de los invitados estrella de la “programación cultural” de la Generalitat en Madrid es el abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye y el diputado de JxCat, Jaime Alonso Cuevillas, que también llevó parte de la defensa del expresidente catalán en Europa, así como el histórico dirigente del PNV, Iñaki Anasagasti, que se ha mostrado siempre muy crítico con la monarquía.

El germen de Podemos

El ciclo de la Europa post-Brexit constará de cuatro sesiones. En la primera de ellas, titulada La UE sin Gran Bretaña: escenarios de futuro, participarán el que fue decano de la Facultad de Ciencias Políticas de la Complutense de Madrid, Fernando “Patxi” Aldekoa, cuando los movimientos estudiantiles liderados por parte de la actual ejecutiva de Podemos organizaron el boicot a Rosa Díaz en 2009.

Bajo su mandato, además, se otorgó en 2004 la Medalla Internacional de la Universidad Complutense a Hugo Chávez, a petición de Juan Carlos Monedero, y muchos identifican su etapa al frente de la universidad --junto al entonces rector Carlos Berzosa-- como el caldo de cultivo de lo que después fue Podemos.

Aldekoa compartirá escenario en el centro Blanquerna junto a Xavier Vives, economista y miembro del consejo de administración de La Caixa que, en los momentos críticos del otoño de 2017 en Cataluña, apostaba por esperar antes de desplazar la sede de la entidad bancaria fuera de la región.

Como informó Crónica Global, Vives es uno de los economistas mejor relacionados con el entorno convergente y su opción no era la que finalmente tomó el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, tras los acontecimientos del referéndum ilegal del 1 de octubre.

Falta de pluralismo

La siguiente conferencia se realizará una semana después a cargo del economista Juan Rallo y Guillem López Casanovas. Rallo es economista de IE Business School y ha compartido en más de una ocasión sus planteamientos favorables al llamado “derecho a decidir”.

En un artículo en su blog titulado Sobre la independencia de los catalanes, ve como una posible solución al desafío independentista una “regulación sobre el derecho de separación” que incluye cualquier colectivo humano organizado.

Por su parte, López Casanovas ha defendido públicamente que la independencia de Cataluña no conllevaría un problema económico para la región independizada.

Lo más destacable del ciclo organizado por Knorr es la falta de pluralismo y de posiciones que defienden el actual ordenamiento jurídico. La conferencia del 18 de febrero, titulada El espacio judicial europeo, cuenta con las voces de los abogados Gonzalo Boye y Jaime Alonso Cuevillas, con intereses profesionales vinculados a los líderes independentistas. 

Carmena inaugura

Por último, Anasagasti y el político nacionalista gallego Camilo Nogueira pondrán fin al ciclo con una charla sobre el “Modelo de Estado e infraestructuras”.

Además de este ciclo orientado a la Unión Europea, la inauguración del programa cultural de la Generalitat en la capital contará con la exalcaldesa de Madrid Manuela Carmena, y con el filósofo Josep María Esquirol, conocido por haber aparecido en 2016 en una de las listas de la Fundación CatDem, laboratorio de ideas de la extinta CDC, que lo consideraban un intelectual de su cuerda.

La lista, titulada “els nostres” (los nuestros) fue hallada por la Guardia Civil junto a otras “listas negras” de personalidades de la vida pública catalana considerados contrarios a los intereses nacionalistas.