Puigdemont y Comín, en la última fila del hemiciclo en Estrasburgo

Puigdemont y Comín, en la última fila del hemiciclo en Estrasburgo Vincent Kessler

Política

Puigdemont se niega a debatir con el PP y Ciudadanos en la Eurocámara

Los socialistas indican que apoyarán el suplicatorio contra el expresidente catalán: "Hay que dejar trabajar a la justicia"

Bruselas

Noticias relacionadas

La primera intervención de Carles Puigdemont como eurodiputado de pleno derecho ante el pleno del Parlamento Europeo ha pasado sin pena ni gloria. Apenas un minuto al final de un debate consagrado a la actual presidencia croata de la UE en el que en el expresidente catalán, fugado en Bélgica desde octubre de 2017, se ha limitado a repetir sus habituales apelaciones a una "solución política" para Cataluña y a que Bruselas reconozca el "derecho a la autodeterminación". Además, se ha negado a debatir con el PP y Ciudadanos, que habían pedido la palabra para darle la réplica.

"Cataluña es hoy un problema interno europeo y estará presente durante la presidencia croata. Por eso debe encontrarse una solución política a través del diálogo y la negociación", ha asegurado Puigdemont en una intervención en inglés desde la última fila del hemiciclo, donde se sienta junto a su exconseller Toni Comín como eurodiputado no inscrito en ningún grupo político. Ha resaltado además que Croacia es "un Estado que ganó su independencia recientemente pero ha demostrado que ha sido un miembro fiable de la UE".

"La UE debe encontrar un mecanismo democrático común para la autodeterminación. La represión no puede ser una solución aceptable. Es el momento de que los políticos europeos hablen y muestren al mundo que el derecho a la autodeterminación es la mejor forma y la más democrática de resolver conflictos territoriales no sólo en Europa sino en todo el mundo", ha concluido el expresidente catalán en su breve turno de palabra.

En ese momento, la vicepresidenta de la Eurocámara, Mairead McGuinness, que dirigía la sesión, le ha dicho a Puigdemont que dos eurodiputados habían levantado la tarjeta azul que se utiliza en el Parlamento Europeo para poder intervenir y dar la réplica. Se trataba de la líder del PP en la Eurocámara, Dolors Montserrat, y del portavoz de Ciudadanos, Luis Garicano. "¿Las acepta?", le ha preguntado McGuinness. "No", ha contestado Puigdemont con una sonrisa forzada. No ha habido por tanto ningún debate.

El que sí ha podido replicar a Puigdemont ha sido el primer ministro de Croacia, Andrej Plenkovic, al que el expresidente catalán había elogiado por supuestamente "apoyar el diálogo entre Cataluña y España". Plenkovic le ha contestado que la crisis catalana no se ha abordado a nivel de los líderes de la UE ni está en la agenda de la presidencia croata. "Es un asunto que debe ser resuelto en España", ha zanjado.

"Un prófugo con miedo a que le digan que Europa es el antídoto a su nacionalismo destructivo ha rechazado mi turno de réplica en el pleno del Parlamento Europeo. Ese es el temeroso Puigdemont", ha escrito Montserrat en su cuenta de Twitter tras la negativa a debatir del expresidente catalán.

Para el líder de Ciudadanos, "Puigdemont ha sido fiel a su trayectoria política y ha venido a mentir al Parlamento Europeo". "Por eso no ha tenido el valor de aceptar mi pregunta. No hay mayor enemigo del Estado de derecho en Europa que él. Nadie antes que él ha derogado una Constitución democrática en ningún país de Europa. Sabe que en Europa están solos, por eso se sientan en el gallinero", ha declarado Garicano.

En una entrevista previa con la emisora RAC1, Puigdemont ha dicho que le gustaría volver a Cataluña dentro de una misión de eurodiputados para visitar a los políticos presos a finales de febrero. "No lo descarto. Trabajamos para eso. Tendría que poder hacerlo", ha asegurado.

El grupo de Esquerra no quiere a Puigdemont

Lo cierto es que las principales familias políticas de la Eurocámara han dejado al descubierto este martes la soledad de Puigdemont en Estrasburgo. El grupo de los Verdes-Alianza Libre Europea (en el que están Esquerra Republicana de Catalunya y Catalunya en Comú), al que el expresidente catalán ha solicitado adherirse, no lo quiere en su seno y le sugiere que pida entrar en los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), donde están sus socios nacionalistas flamencos de la N-VA y también Vox.

"Para nosotros su adhesión plantea un problema", ha dicho el copresidente de los Verdes, el belga Philippe Lambert. "Es incoherente que esos miembros pidan adherirse a un grupo cuyos valores son claramente los opuestos a los de sus mejores amigos belgas. Hay una incoherencia que no es el fruto del azar y la lógica debería conducir a esos dos miembros a unirse al grupo donde está el partido de sus mejores amigos", ha agregado.

Por su parte, la presidenta de los socialistas europeos, Iratxe García, ha dado a entender que su grupo apoyará el suplicatorio para que la Eurocámara levante la inmunidad a Puigdemont y Comín pese a la apuesta del Gobierno de Pedro Sánchez por una mesa de diálogo para resolver el "conflicto político" en Cataluña. El ex presidente catalán había retado este lunes a los eurodiputados del PSOE a tumbar el suplicatorio para demostrar así su promesa de desjudicializar la crisis catalana.

La líder del PSOE en la Eurocámara, Iratxe García

La líder del PSOE en la Eurocámara, Iratxe García

"Con respecto al suplicatorio, en el momento en que entre a debate en este Parlamento lo estudiaremos, veremos el contenido del mismo y tomaremos la decisión que tengamos que tomar. Pero en cualquier caso, bajo una base muy clara: permitir que la justicia trabaje, no entorpecer el trabajo de la justicia", ha dicho García en rueda de prensa. La pasada legislatura se solicitaron cerca de 50 suplicatorios en la Eurocámara y "el 92% fueron aceptados con normalidad", ha subrayado.

Los populares europeos apoyan levantar la inmunidad

"Una cosa es entender que necesitamos trabajar desde el diálogo para buscar una solución política y otra cosa es permitir que la justicia trabaje. Y no son incompatibles estas dos cuestiones ni deben serlo. Porque no podemos ser selectivos en la defensa del Estado de derecho", ha insistido la líder socialista.

Por su parte, el presidente de los populares europeos, el alemán Manfred Weber, también ha dejado claro que su grupo apoyará el suplicatorio contra Puigdemont. "Si las autoridades españolas nos piden levantar la inmunidad, mi partido está dispuesto a hacerlo. Por el momento no veo a nadie que se oponga a esto. La justicia debe tener el derecho a hacer su trabajo cuando se trata de problemas tan difíciles", ha asegurado Weber.

También Garicano explicó este lunes que Ciudadanos está haciendo "pedagogía" y desmontando las "contradicciones y mentiras" de los independentistas catalanes, por lo que confía contar con el apoyo del grupo liberal Renew para el suplicatorio. Si populares, socialistas y liberales apoyan levantar la inmunidad a Puigdemont, no habría problema para lograr la mayoría simple que se requiere en la Eurocámara.