El presidente del PDeCAT, David Bonvehí.

El presidente del PDeCAT, David Bonvehí. EP

Política INDEPENDENTISMO

PDeCAT ahora será JxCat: su Consejo Nacional vota sí al enésimo cambio de siglas

La dirección logra un 85% de apoyos a pesar de que no aclara ni cómo ni a qué ritmo logrará "ser una fuerza clave dentro de JxCat".

De Convergència a Democràcia i Llibertat, de ahí a PDeCAT, después lo de JxCat y entretanto el recurso a las marcas Junts pel Sí, la de eso que no se sabe muy bien si fragua llamado Crida... El espacio de la vieja Convergència Democràtica de Catalunya sigue buscando su identidad y este sábado ha aprobado su enésima transformación. Parece que con victoria del huido Carles Puigdemont, inventor de la marca JxCat, con la que se presentó a las últimas elecciones y cuya estructura le sirvió para purgar a los más posibilistas y llenar de independentistas radicales las listas.

Claro, que ahora Puigdemont ya está sumido en su nuevo proyecto de la Crida... El caso es que el Consell Nacional del PDeCAT ha avalado este sábado con el 85,85% la propuesta de la dirección de "transitar" hacia JxCat bajo una sola estructura, lo que no implicaría forzosamente la disolución de la formación, bajo el liderazgo de Puigdemont.

"JxCat es un proyecto que va más allá del PDeCAT, pero no se puede entender JxCat sin el PDeCAT. Con esta premisa de suma, a partir de mañana empezamos este trabajo", ha recalcado el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, en su intervención final en el Consell Nacional que el partido ha celebrado este sábado en Barcelona.

Según Bonvehí, hay diferentes fórmulas para transitar hacia JxCat, que no ha concretado, y ha asegurado que afrontan este reto con los otros actores del espacio político -el propio JxCat y la Crida Nacional per la República-.

De los 212 votos emitidos, el 85,85% ha apoyado la propuesta de la dirección -182 votos-, el 0,94% ha votado en contra -solo dos votos-, y el 13,21% restante ha votado en blanco -28-.

Para Bonvehí, esta votación evidencia que el PDeCAT debe ser una "pieza clave" en el proyecto de JxCat, y para ello considera que es necesario tener un partido fuerte para afrontar el futuro, y ha añadido que abordarán esta cuestión lo antes posible para traducir lo aprobado en decisiones prácticas.

Quejas por las formas

Fuentes consultadas por Europa Press han explicado que ha habido quejas del territorio por el proceso interno llevado a cabo por la dirección del partido y por la conclusión de "transitar" hacia JxCat al no concretarse cómo se hará, asegurando que hasta Bonvehí ha admitido que no queda claro hacia donde van.

"Ha habido quejas por las formas y el ritmo que se ha impuesto", han destacado diversos miembros del Consell Nacional, teniendo en cuenta que los miembros del Consell Nacional recibieron el viernes el resumen elaborado por la ejecutiva del PDeCAT del proceso interno, en el que han participado 1.500 personas y 58 asambleas comarcales, y el acuerdo que han votado este sábado.

Por ello, diversas intervenciones han pedido no someter a votación este sábado el acuerdo de la dirección para "ganar tiempo" porque, además, entienden que no precisa cómo avanzar hacia JxCat, y por ello piden más concreción.

Sin embargo, dirigentes del PDeCAT como Albert Batet han pedido votar por aclamación las conclusiones del proceso interno, y ha habido diputados que han intervenido abiertamente en defensa de la cúpula y para pedir que se avalara la propuesta de la dirección.

También han tomado la palabra diversos partidarios del manifiesto que pide una asamblea extraordinaria lo antes posible para integrar el PDeCAT en un nuevo partido bajo la marca de JxCat, y todo en ello en un debate de más de dos horas con intervenciones por parte de defensores de la dirección y críticos "a partes iguales", apuntan otras fuentes.