El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra (i), saluda al dirigente de EH Bildu, Arnaldo Otegi, en una imagen de archivo.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra (i), saluda al dirigente de EH Bildu, Arnaldo Otegi, en una imagen de archivo. Efe

Política

Otegi equipara en 'The Guardian' a Junqueras con los etarras condenados por delitos de sangre

"Que el Estado español mantenga en prisión a más de 240 presos políticos vascos revela una falta de interés por una paz duradera", dice Otegi.

Noticias relacionadas

El secretario general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha escrito una extensa carta en el diario The Guardian donde califica de "profundamente injusta" la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del procés, que condena a entre 9 y 13 años a los líderes separatistas por sedición y malversación. 

En su tribuna, el líder de la antigua Batasuna describe España como un "Estado que se desliza hacia el autoritarismo" y que se aleja de los valores democráticos del resto de países europeos. 

En el destacado espacio de opinión que le ofrece el diario británico al político abertzale, Otegi sostiene que los etarras condenados por terrorismo son, al igual que Oriol Junqueras o Raül Romeva o los demás líderes del procés, "presos políticos". En concreto, habla de "240 presos políticos vascos".

"El hecho de que el Estado español todavía mantenga en prisión a más de 240 presos políticos vascos a pesar de que ETA anunciara el fin de la violencia en 2011 revela una clara falta de interés por una paz duradera", escribe Otegi, que fue condenado por distintos delitos relacionados siempre con su participación o apoyo a ETA.

Muchos de esos terroristas de ETA encarcelados a los que se refiere Otegi nunca han mostrado un ápice de arrepentimiento y están cumpliendo condena por delitos de sangre.

Según Otegi, el nacionalismo vasco y catalán están "comprometidos con la paz".

España, "Estado autoritario"

En su columna, el dirigente abertzale tacha a España de Estado "autoritario" y asegura que "la represión, la cárcel y la centralización no van a funcionar". "Sin diálogo, no hay solución duradera para este tipo de conflictos. Como en Irlanda del Norte, Escocia o Quebec, la única forma de resolver estas crisis es a través de la democracia", prosigue.

Otegi también compara la situación vasca y la catalana al asegurar que la crisis catalana no es un fenómeno "nuevo", pero critica al Estado español por haber "negado y rechazado la naturaleza política del conflicto armado en Euskal Herria, sobre todo a partir del 11 de septiembre de 2001".

"La tesis era que no existía un conflicto político en España, sino uno criminal. Nos decían: "España es una democracia". Repetían como un mantra que "todo es posible sin violencia"", escribe en alusión al entonces ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. "Todavía recordamos sus palabras: "Deben decidir, bombas o votos"".