Así recibió Mujica a Alfred Bosch en Montevideo.

Así recibió Mujica a Alfred Bosch en Montevideo. Twitter

Política CATALUÑA

Las collejas de Pepe Mujica en Uruguay al desconocido ‘ministro de Exteriores‘ de Cataluña

El consejero de Acción Exterior de la Generalitat fue a hacerse la foto con el expresidente uruguayo, que no mostró demasiado entusiasmo en el saludo.

Noticias relacionadas

Alfred Bosch, 'ministro de Asuntos Exteriores de la República catalana', acudió a Uruguay para dar una conferencia con una asociación de presos políticos del país sudamericano. Con evidente entusiasmo, buscó el saludo y la foto con el expresidente Pepe Mujica, que apenas se detuvo unos segundos. Ante las palabras de Bosch, Mujica respondió con un par de collejas.

El consejero de Exteriores de la Generalitat piropeó a Mujica con insistencia: "Gracias por la inspiración". Mientras tanto, Mujica se ponía el abrigo y buscaba la forma de salir de ese corrillo generado en torno a él. "Nos ayudas mucho", añadió Bosch, que agarró cariñosamente la mano del exgobernante uruguayo.

Ante el encumbramiento al que estaba siendo sometido por parte de Alfred Bosch, Pepe Mujica negaba con la cabeza, enemigo del halago, como casi siempre.

En su conferencia, Bosch apostó por "dialogar con el enemigo". "Se tiene que hacer", justificó. El consejero de Torra creó un delirante paralelismo entre la situación de los presos políticos uruguayos y los políticos secesionistas encarcelados por el procés: "Los derechos universales tienen que ser defendidos por todo el mundo en todas partes".

"Hay que ser tan grande y generoso en estas situaciones que tienes que poder ser capaz de hablar con los que te han hecho más daño e infringido violencia y represión", arguyó Bosch ante el público uruguayo.

El consejero de Acción Exterior contó en sudamérica que sus compañeros "están en la cárcel por hacer una votación" y calificó el pseudoreferéndum del 1-O como una "gesta popular".

"Los que pusieron las urnas están la mitad en la prisión y la otra mitad en el exilio", concluyó Bosch. "No se entiende que los poderes del Estado recurran a las porras, el castigo o la prisión".