La presidenta del Congreso, Meritxell Batet

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet Efe

Política Congreso

El PSOE elimina un saludo con la delegación de Irán porque "discriminaba a las mujeres"

Vox anunció su ausencia a la Comisión de Exteriores al conocer que los iraníes pidieron a protocolo "no tener contacto físico" con las diputadas. 

Noticias relacionadas

La visita de una delegación diplomática de Irán al Congreso de los Diputados está provocando una bronca entre los partidos por la igualdad de trato entre hombres y mujeres. Los representantes de Irán habían trasladado al servicio de protocolo de la Cámara Baja que "no deseaban tener contacto físico con las mujeres", lo que se traducía en que éstas no podían darles la mano en el saludo.

Al conocer estas circunstancias, el Grupo Parlamentario Vox ha anunciado que no participará este martes en la reunión de la comisión de Asuntos Exteriores. El partido de Abascal ha emitido un comunicado en el que excusa su ausencia "por las normas de protocolo impuestas a las mujeres". Denunciaban que las mujeres que asistan no "podrían estrechar la mano de los representantes de Irán, sino solamente mirarles, pero de lejos". 

La ausencia de Vox, que se negaba a participar en un acto que exige un trato diferente para las mujeres", ha obligado al Congreso y al PSOE a actuar rápido. Según fuentes parlamentarias, la petición de Irán en ningún momento acabó traduciéndose en una recomendación o directriz concreta. Sin embargo, el servicio de protocolo sí informó de manera informal a los distintos grupos parlamentarios de la petición iraní para que supieran cómo comportarse. 

Finalmente, el diputado socialista Sergio Gutiérrez, presidente de la comisión de Exteriores donde se va a celebrar el acto, ha optado por eliminar completamente el saludo para zanjar de alguna forma la polémica.

Ningún diputado ni diputada saludará de forma alguna a la delegación iraní y se evitará así una desigualdad de trato entre hombres y mujeres. 

Vox mantiene su plantón ante lo que consideran una "exigencia inadmisible" de la delegación iraní. Y desde el Congreso insisten en que no hay ningún protocolo que incluya la desigualdad de trato y sobre todo que no hay orden escrita ni verbal de que las mujeres se tengan que comportar de ninguna manera en concreto.