Rocío Monasterio, en la Asamblea de Madrid.

Rocío Monasterio, en la Asamblea de Madrid. J.J Guillén Efe

Política COMUNIDAD DE MADRID

Monasterio avisa a Ayuso antes de la investidura: "Queremos escuchar sus compromisos con Vox"

La dirigente ultraconservadora se muestra "optimista", pero sólo votará a Ayuso si "remata" sus acuerdo con Vox.

Noticias relacionadas

Pocos minutos después de que Isabel Díaz Ayuso concluyera su discurso, aliados y adversarios políticos desfilaron ante cámaras y micrófonos para ponerle nota. Ignacio Aguado (Cs), Isabel Serra (Podemos), Íñigo Errejón (Más Madrid) y Rodríguez Uribe (PSOE) argumentaron de la forma prevista, pero Rocío Monasterio (Vox) se mostró disconforme con las palabras de la presidenciable.

Monasterio no ha amenazado expresamente con tumbar la investidura de la líder del PP, pero ha lanzado un sibilino aviso: "Mañana queremos escuchar sus compromisos con Vox".

Este martes, Díaz Ayuso ha sido la única que ha intervenido en el plenario. El miércoles, será el turno del resto de grupos parlamentarios. Todo apunta a que la candidata, a continuación, contestará en bloque, en lugar de buscar el enfrentamiento directo con cada uno de los portavoces.

En ese próximo discurso, ha argüido Monasterio, Ayuso "debe" ahondar en sus "acuerdos con Vox". A preguntas de los periodistas, la dirigente ultraconservadora no ha querido especificar qué es lo que ha echado de menos en la arenga de su aliada: "Lo diré mañana".

Monasterio, que no obstante se muestra "optimista", ha condicionado el "sí" de Vox -imprescindible para sellar la investidura- a esas palabras que espera escuchar en boca de Díaz Ayuso.

Educación y violencia de género son dos de los temas más sensibles; dos asuntos que han venido separando a PP y Vox en las negociaciones. En este caso, no se trata de propuestas concretas -estos acuerdos ya no pueden variar-, sino de terminología. "Le ha faltado rematar", ha ironizado Monasterio.

Los pactos programáticos contentaron a Ciudadanos y a Vox, principal obstáculo para la investidura. Salvado ese extremo, la investidura parece cantada. Sin embargo, Monasterio presiona a Ayuso para que verbalice de manera más explícita la influencia de su partido.