De izquierda a derecha y de arriba abajo: Jesús García-Conde, Fernando Paz, Francisco Serrano, Juan José Liarte y Pedro Cuadrado.

De izquierda a derecha y de arriba abajo: Jesús García-Conde, Fernando Paz, Francisco Serrano, Juan José Liarte y Pedro Cuadrado.

Política PARTIDOS

Los 5 mayores disparates de Vox: del "dejen el mariconeo" a llamar "tiparraca" a una ministra

Con la homofobia o el machismo desatados, éstos son los líderes ultraconservadores que acabaron esclavos de sus palabras por no ser dueños de sus silencios.

“La relación más segura entre hombre y mujer será a través de la prostitución”. “Dejen el mariconeo y pónganse a trabajar”. “Es una tiparraca embustera [en referencia a la ministra Dolores Delgado] y de una p*** sólo puedes esperarte putadas”. “Ser maricón es un cuento para votos recaudar”. “Si mi hijo dijera que es gay, trataría de ayudarle. Hay terapias para reconducir su psicología”.

Las frases con las que arranca este artículo tienen en común su contenido machista u homófobo, pero también su autoría. Todas ellas corresponden a candidatos y dirigentes de Vox o a personas que en su momento pertenecieron a la formación de Santiago Abascal.

El episodio más sonado, a raíz de unas controvertidas palabras sobre la sentencia de La Manada, estalló el pasado fin de semana y tuvo como protagonista al que en su momento fue cabeza de lista de Vox al Parlamento de Andalucía, el juez Francisco Serrano

El juez Serrano

El viernes 21 de junio se conoció el fallo del Supremo a los cinco miembros de La Manada, que corregía la pena anterior elevándola de ocho a 15 años. El líder andaluz de Vox calificó la decisión del alto tribunal como “un torpedo directo contra la heterosexualidad” y acusó a la “turba feminista supremacista” de haber dictado la resolución judicial, lo que provocaba, según palabras de Serrano, que “la relación más segura entre un hombre y una mujer sea únicamente a través de la prostitución”. “Más liberticidio progre”, zanjaba en un post en Facebook el pasado fin de semana.

El hasta ahora presidente del grupo parlamentario Vox en Andalucía, Francisco Serrano, junto a Santiago Abascal.

El hasta ahora presidente del grupo parlamentario Vox en Andalucía, Francisco Serrano, junto a Santiago Abascal. Efe

Tras sus polémicas declaraciones, los demás partidos políticos condenaron sus palabras. “Es grave que Serrano use la sentencia de La Manada para vomitar sus insultos contra las mujeres”, lamentaba el PSOE. 

Y finalmente su propio partido acabó desautorizando públicamente a Serrano: “Cualquier comentario o valoración realizada al margen de lo oficial es lógicamente a título personal de quien los suscriba”, trataban de suavizar desde Vox en un comunicado distribuido a los medios, donde se insistía en que Vox siempre había pedido un endurecimiento de las penas por violación.

Días después, Serrano comunicó que se cogía la baja médica "por linchamiento" para recuperarse anímicamente junto a su familia. 

Juan José Liarte

A las declaraciones de Serrano se suman los comentarios en un post de Facebook del portavoz de Vox en la Asamblea Regional de Murcia, Juan José Liarte. “De una p*** solo se pueden esperar putadas”, dijo sobre la ministra de Justicia en funciones, Dolores Delgado. También la llamó “tiparraca” y “embustera”, todo tras unas palabras de Delgado en las que afirmaba que la formación de extrema derecha no defendía la Constitución.

Juan José Liarte y Dolores Delgado.

Juan José Liarte y Dolores Delgado.

El ataque de Liarte motivó que la Fiscalía Superior de Murcia iniciara diligencias para investigar si los insultos proferidos tienen relevancia penal. Y pese al aluvión de críticas, Vox no abrió ninguna medida disciplinaria contra Liarte. Según Santiago Abascal, el político murciano se refería no a Delgado sino a una dirigente de la izquierda abertzale. “Es comprensible que en España haya hartazgo tan grande en relación con Bildu y haya gente que hable un poco más alto”, declaró el líder de Vox.

Jesús García-Conde

Días antes de las desafortunadas publicaciones de Serrano y Liarte, una periodista dejó en evidencia a otro representante de la formación verde. Jesus García-Conde, único diputado de Vox en las Cortes de Castilla y León, se estrenó en una rueda de prensa pasando apuros. Lo hizo acompañado del número dos del partido, Javier Ortega Smith, y compareció para hablar de la "lucha contra la ideología de género".

"Ha dicho el señor García-Conde que han llegado ustedes aquí para hablar de ideología de género y también de la unidad de España. Estando usted en un parlamento autonómico, ¿cuál es la medida que propone en este sentido? ¿Qué viene a hacer a Castilla y León en ideología de género? Porque la ley de violencia de género es de ámbito nacional y no autonómico ", comenzaba preguntando la redactora Laura Cornejo.

Jesús García-Conde en una rueda de prensa.

Después de mostrarse dubitativo durante unos segundos, intercambió por lo bajo unas palabras con su jefe de partido y finalmente se animó a hablar. Pero sin mucho éxito: no supo explicar las medidas concretas para la región, todo ante un Ortega Smith que avergonzado que no sabía donde meterse. Momento tierra, trágame de manual.

Pedro Cuadrado

“Durante el Gobierno de José Luis Zapatero, lejos de resolver los problemas de los ciudadanos, se dedican a fomentar la cultura gay de los ayuntamientos”. Así comenzaba el verso homófobo pronunciado en 2010 por José Pedro Cuadrado Morgado, hasta hace dos meses vicecoordinador de Vox en San Fernando de Henares (Madrid) y candidato del partido de Santiago Abascal por dicho Ayuntamiento. 

Cuadrado, que concurría como número dos al consistorio sanfernardino, gravó un vídeo donde, en forma de poema, criticaba las políticas del PSOE a favor del colectivo LGTBI. 

Pedro Cuadrado, candidato de Vox

Para acabar con “el mariconeo”, Cuadrado proponía llevar a un pleno municipal a “unos cuantos maricones de la cosa cultural y a cuatro o cinco lesbianas que les acompañarán”. “Los invitados al pleno se pondrán a trabajar, y a todos los concejales que lo deseen probar, bájense los pantalones y a cuatro patas verán la dolorosa cultura que por el culo entrará”.

El poema, desvelado por EL ESPAÑOL, provocó la renuncia de Cuadrado, que dio un paso atrás para “no causar problemas a Vox”. “Lo más importante ahora es que la nación española mejore”, decía en conversación con este periódico.

Fernando Paz

Cuadrado no es el único homófobo en las filas Vox. El escritor Fernando Paz, que fichó por el partido de derecha radical como número uno por Albacete para el Congreso, también saltó a los medios por sus controvertidos comentarios. “Si mi hijo dijera que es gay, trataría de ayudarle. Hay terapias para reconducir su psicología”, decía en 2013 en el programa El Gato al Agua de Intereconomía. “Yo les quiero educar en mis valores y normas".

Junto a sus ofensivas palabras contra el colectivo LGTBI existen también distintos comentarios que minimizaban el Holocausto u otros donde realzaba la figura de Franco como el artífice de la Transición. Su controvertida hemeroteca generó multitud de críticas, dentro y fuera del partido. Los cuadros de Vox se sintieron incómodos sobre todo con los postulados de Paz que más tenían que ver con relativizar la matanza judía del régimen nazi de Hitler.

Finalmente, y tras "el linchamiento político y mediático" que sufrió -según Vox-, Paz presentó su "renuncia irrevocable" como candidato. "Sin que nadie me lo haya pedido, he comunicado a los órganos pertinentes del partido mi renuncia irrevocable a su oferta de encabezar la candidatura al Congreso por Albacete", tuiteaba Paz.