Alfonso Alonso y Alberto Núñez Feijóo en una foto de archivo.

Alfonso Alonso y Alberto Núñez Feijóo en una foto de archivo. EFE

Política PACTOS

El PP vasco, dispuesto a ir por libre en busca del ‘modelo Feijóo’

La “desconexión” entre Génova y las direcciones territoriales parece ahondarse y los últimos en alzar la voz han sido los populares vascos. 

Tras la resaca electoral, las convulsiones han vuelto al Partido Popular. Porque, aunque se consiguieron salvar los muebles el pasado 26-M, se encuentran en mitad de un pulso entre los barones y el presidente Casado. La “desconexión” entre Génova y las direcciones territoriales parece ahondarse y los últimos en alzar la voz han sido los populares vascos. 

Quieren un partido autonómico con “personalidad propia”, tal y como esbozó su presidente, Alfonso Alonso, en rueda de prensa. Pero el plan va más allá, según confirman fuentes populares a este periódico: la idea es “parecerse al PP gallego”, liderado por el incuestionable barón popular Alberto Núñez Feijóo.

Con la mirada puesta en las siguientes elecciones en el País Vasco, previstas para el próximo año —aunque no se descarta que el lehendakari Iñigo Urkullu adelante los comicios para otoño—, los populares han decidido mover ficha. “El discurso que sustenta desde siempre al PP aquí es uno foral y autonomista, apoyando la descentralización, con amplio nivel competencial”, deslizan las fuentes consultadas. Sobre todo, porque están tratando de aunar mayorías en torno a su papeleta. “Somos los únicos de centro derecha constitucional en el País Vasco”.

"Volver al origen del PP"

Su lucha en el espectro ideológico es un cuerpo a cuerpo con el PNV. Y ellos les ganan de goleada, puesto que, en la actualidad, los nacionalistas ocupan 28 escaños en el parlamento autonómico, frente a los 9 asientos que retienen los populares.

“Tenemos que volver a refrescar este mensaje, necesitamos un revulsivo. Se trata de parecerse al PP, pero al origen del PP vasco”, cuentan populares vascos en privado. Porque, según apuntan, la disonancia con Casado y su equipo cada vez se hace más evidente. “Se ha ido criticando este aspecto de liberalismo foralista con un discurso propio del miedo a Vox”, comentan.

Pero siempre sin olvidar sus raíces. “Queremos un PP vasco que sustente nuestra españolidad en la foralidad”. En resumen, actualizar, según aducen, lo que ya defendían. Pero lejos de proyectos como la Unidad Alavesa de Ramón Rabanera.

"Estamos muy jodidos"

El proyecto se presentará a las bases del partido durante una convención, convocada para el 13 y el 14 de septiembre en San Sebastián. El PP vasco quiere definir "con claridad" su posición política y su proyecto para Euskadi para que pueda ser visto "como útil y necesario" por los ciudadanos que no se sienten nacionalistas.

Sobre todo porque lo que quieren evitar es el sentimiento de hastío que, indican, se empieza a vivir en las propias filas populares. Ya no solo a nivel vasco, sino de todos los territorios. “Sabemos que estamos muy jodidos. Nuestras expectativas de pactos son con Vox y eso no le hace gracia a nadie”.

Quizás por eso, en la reunión de Pablo Casado y su equipo con los presidentes y secretarios generales provinciales, nadie ha querido tomar la palabra. No ha habido siquiera aplausos, cosa que épocas de Rajoy, por ejemplo, sí sucedían, confirma un asistente. “Sabíamos que era un trámite, pero bueno, por lo menos se agradece que se nos convoque aunque sea para cumplir”.