El vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto.

El vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto. Efe

Política HOMOFOBIA

Vox contra Maroto: "Utiliza el rol gay para exhibir una pretendida modernidad"

El partido de Santiago Abascal considera a Maroto un "político trepador" que utiliza su condición de homosexual para ganar rédito electoral.

Javier Maroto es el ejemplo de político trepador sabedor de que esa condición homosexual es una ventaja de la que él se beneficia”. La frase forma parte de un texto enviado por la dirección de Vox a sus cargos públicos, donde se critica al dirigente del PP y se le acusa de utilizar su orientación sexual para ganar rédito electoral. 

El escrito, difundido en forma de correo electrónico a los mandos de Vox el pasado mes de febrero, se envió cuando el vicesecretario de Organización del PP aseguró que “en las Nuevas Generaciones del PP" había "más gays que en las asociaciones LGTB”. Después de ese comentario, que al parecer no gustó en el seno del partido de Santiago Abascal,  Vox preparó un duro mensaje contra Maroto, en lo que se conoce como un argumentario. Es decir, las directrices que diariamente suele mandar cada partido a sus portavoces para establecer la línea ideológica sobre los asuntos que marcan la agenda mediática y política. 

En ese mail, publicado este lunes por La Marea, se acusa a Maroto de “utilizar el rol gay para exhibir una pretendida modernidad, que en realidad es sumisión a los dogmas de la progresía”. “La condición sexual no debería tener ninguna relación con la toma de decisiones políticas, aunque Maroto sugiera otra cosa”, prosigue el argumentario de Vox.

Asimismo, el partido de la nueva derecha le propone a Maroto otras formas de vivir su homosexualidad y ofrece ejemplos como los del psiquiatra austríaco Otto Weininger, que se suicidó por no aceptar su condición sexual.

Vox se defiende

Preguntado por esta noticia, el líder de Vox ha eludido profundizar en la cuestión y se ha limitado a decir que su partido "elabora miles" de argumentarios cada día. "Es una buena prueba de hasta qué punto los medios de extrema izquierda, y sobre todo los activistas de extrema izquierda, quieren alterar el debate político", ha zanjado.