Pedro Sánchez, en la constitución de las Cortes de la XII Legislatura.

Pedro Sánchez, en la constitución de las Cortes de la XII Legislatura. EP

Política MOCIÓN DE CENSURA

Sánchez celebra "un año de dignidad" y Podemos reivindica su papel: "Echamos a Rajoy"

Echenique, número 3 de la formación morada acusa a "los brazos mediáticos de los poderosos" de "ataques y mentiras" para evitar la moción de censura.

El presidente del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, ha cumplido este 1 de junio su primer año de gobierno y ha asegurado que España "escogió recuperar la dignidad de sus instituciones y avanzar". Aquel día triunfó la primera moción de censura de la democracia española, que descabalgó del Ejecutivo al entonces líder del PP, Mariano Rajoy.

En una publicación en su cuenta de Twitter, Sánchez ha celebrado su aniversario al frente del Gobierno y ha señalado que volvieron "a poner a las personas en el centro de la política".

"España escogió recuperar la dignidad de sus instituciones y avanzar. Un año de Gobierno en el que nuestro país ha vuelto a mirar al futuro con esperanza e ilusión", ha subrayado el líder socialista.

Sánchez se convirtió en el primer presidente a través de una moción de censura. El entonces jefe del Ejecutivo y hoy colmado registrador de la propiedad se negó a evitar la operación con una dimisión, aunque no son pocos los que creen que las cartas estaban echadas. Ciudadanos era, según todas las encuestas, el primer partido de España y anhelaba con todas sus fuerzas unas elecciones. 

Aquel día se sustanció la primera de las dos grandes decisiones estratégicas de Sánchez, en las que ha tenido mucho que ver su jefe de Gabinete, Iván Redondo, fichado tras su victoria en las primarias internas de mayo de 2017. Si el primer acierto fue aprovechar la sentencia sobre la Gürtel y presentar la moción, el segundo fue la construcción de una imagen de moderación, casi inofensiva, al mismo tiempo que zarandeaba a la derecha para que se desintegrase en medio de una competición por ver quién era más contundente.

Por su parte, el PSOE ha publicado un vídeo con la imagen de Sánchez y el texto: "12 meses de justicia social. 12 meses de convivencia. 12 meses de limpieza en las instituciones".

La formación ha destacado en su cuenta de Twitter que ha sido un año "de trabajo a favor de la justicia social". "El presidente Pedro Sánchez busca consolidar la estabilidad y el progreso en un proyecto social, feminista, proeuropeo y ecologista para avanzar en el futuro", ha apuntado el PSOE.

Por su parte, su socio preferente desde entonces trata de levantar la mano y que alguien lo atienda. Podemos ha presumido insistentemente en que Pablo Iglesias fue le verdadero negociador de los apoyos a la moción. Pero un año después, el partido está hundido tras dos citas electorales en las que han perdido casi tres millones de votos.

Así, el secretario de Organización de la formación morada, Pablo Echenique, ha arremetido este sábado contra "los brazos mediáticos de los poderosos", astribuyéndoles "mentiras y ataques" para evitar la caída del Gobierno del PP: "Nos dijeron miles de veces que no daban los números, que era imposible echar a Rajoy. Resistimos sus ataques y sus mentiras y lo echamos".

Y ha concluido con una frase más de deseo que de realidad: "Ellos siguen mintiendo. Nosotros seguimos avanzando".

Hundimiento en todas las urnas

Y es que los 882.524 votos obtenidos por Unidas Podemos en las elecciones autonómicas, cifra derivada de la suma de los resultados de las 12 comunidades que celebraron comicios el pasado domingo mas la Comunidad de Valencia (que tuvo elecciones el 28 de abril), alejan a la formación de los resultados de 2015 en 900.000 votos, cuando obtuvieron un total de 1.796.930 apoyos, y les acerca a los números de Izquierda Unida (IU) en las autonómicas de 1991 cuando ésta alcanzó los 890.000 apoyos.

En esta comparativa, teniendo en cuenta que en 1991 el censo electoral era menor que en 2019, en el caso de que se sumaran los votos de Unidas Podemos y los que obtuvo IU en aquellas comunidades donde se presentaron por separado (Aragón, Asturias, Canarias, Castilla y León, Cantabria y Navarra), la cifra se elevaría 1.113.493 votos, dato que sigue siendo inferior a los 1,4 millones de votos que obtuvo la Izquierda Unida de Julio Anguita en 1995.