El presidente de Vox, Santiago Abascal, y el secretario general, Javier Ortega Smith.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, y el secretario general, Javier Ortega Smith. Efe

Política ELECCIONES GENERALES 2019

Vox recibió 689.066 votos en 34 circunscripciones en las que no obtuvo escaño

La ley electoral perjudica al partido de Abascal. Con 45.000 sufragios distribuidos estratégicamente, Vox habría sumado 8 escaños más.

“En Vox cada escaño nos ha costado 110.000 votos, al resto unos 70.000. Estamos ante una clara injusticia”, lamentaba Santiago Abascal este lunes con cierto sabor agridulce tras la resaca electoral. Y cierto es que el sistema de reparto de escaños ha truncado las expectativas de la formación de la nueva derecha, ya que de las 2.677.173 papeletas que recibió en toda España, 689.066 votos no sirvieron para lograr diputados en el Congreso. Obtuvo finalmente 24 escaños, lejos de los pronósticos, que les daban mejores resultados.

Analizando los votos de Vox por circunscripciones, se observa que más del 25% de los sufragios cosechados no se materializaron en escaño.

“Es necesaria una transformación de la ley electoral”, aseguraba el candidato, poniendo el foco en cambiar el modelo de circunscripción fijado por la provincia, que claramente les ha perjudicado. 

Abascal se abre a modificar la ley y critica que esta legislación la ha apoyado el PP. “Ahora tratan de responsabilizarnos y son ellos responsables del avance de la izquierda y de mantener esta legislación”, subrayó.

Sin escaño en 34 circunscripciones

Vox se ha quedado sin representación en más de la mitad de las circunscripciones (34 de 50), y en las 28 provincias que repartían cinco o menos de cinco actas, sólo obtuvo representación en una, en Valladolid. Y en ocho se ha quedado a las puertas de conseguir un asiento. Esta situación se da en Cáceres, Guadalajara, Castellón, Ávila, Segovia, Albacete, Cuenca y Huelva. El caso más llamativo es el de esta provincia andaluza, donde los de Abascal se han quedado a tan sólo 330 votos de obtener representación.

En Guadalajara, Vox se quedó a 3.296 votos del último escaño obtenido, y lo mismo ocurrió en Albacete, que con 3.494 papeletas más Rafa Lomana, el hermano dela conocida socialité Carmen Lomana, habría obtenido un asiento en la Cámara Baja. 

Castilla y León es una de las comunidades donde más votos fantasma saca Vox. El partido concentró 140.523 papeletas que no le han reportado ningún escaño, a pesar de superar el 10% en la mayoría de las provincias: Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia y Zamora. Y en Soria anduvieron cerca de esa barrera (9,34%). En Ávila, por ejemplo, 4.443 votos más hubieran supuesto un escaño.

El análisis de los datos arroja que 45.000 papeletas distribuidas estratégicamente por determinadas provincias podrían haber reportado a Abascal 8 escaños más de los finalmente obtenidos en las Cortes Generales (Cáceres, Huelva, Castellón, Ávila, Segovia, Albacete, Cuenca y Guadalajara). Por eso los 24 diputados de Vox pelearán para cambiar la ley electoral porque el partido emergente necesita más votos que el resto para rentabilizar esos sufragios.