Irene Montero, durante una pausa para la publicidad, en el debate a seis en Televisión Española.

Irene Montero, durante una pausa para la publicidad, en el debate a seis en Televisión Española. Efe

Política DEBATE ELECTORAL

Irene Montero contra la Casa Real: convierte al 'compi yogui' en símbolo de la corrupción

La número dos de Podemos asocia a los Reyes con los casos de corrupción por su amistad con el empresario Javier López Madrid.

"Imaginen que tienen préstamos gratis para comprar empresas, que el Gobierno les concede obras públicas a cambio de una ayudita o que cuando vienen momentos difíciles el Rey da la cara por usted". Irene Montero, número dos de Podemos, ha aprovechado su intervención final en el debate de TVE para colocar a la Casa Real en el punto de mira y asociarla a los escándalos y a los casos de corrupción. 

El minuto de oro de la actual portavoz parlamentaria de la formación morada ha ido mucho más allá. "Imagínese que esa persona existe y se llama Javier y le llaman el 'compi yogui'", ha seguido Montero en una clara referencia al empresario Javier López Madrid. El yerno de Villar Mir se vio envuelto en el escándalo de las tarjetas black y, de rebote, unos mensajes que se intercambió con los actuales Reyes de España sacudieron a la Casa Real.

En los mensajes de texto que salieron a la luz, la Reina Letizia apoyaba de forma clara a López Madrid -"Sabemos quién eres. Nos conocemos, nos queremos"- y se refería cariñosamente a él como "compi yogui". 

Irene Montero no ha dejado pasar la oportunidad de cargar contra la Casa Real, a la que identifica directamente con la corrupción, a la que dedicado su última intervención. En ese momento, además de las tarjetas Black, ha citado los casos de Bárcenas, Púnica, Lezo o Villarejo.

El discurso de la número dos de Podemos trataba de asimilar a la Casa Real con los negocios sucios debido a la relación de amistad entre los Reyes y el yerno de Villar Mir. Para ello, Montero ha hecho un paralelismo con el día a día de los poderosos y la gente normal: "El problema es que para que esa persona [en referencia a López Madrid] esté tranquila, usted tiene que levantarse cada día para ir a trabajar y pensar que quizá no le pueda dar un futuro mejor a sus hijos".

Montero ha apurado sus últimos segundos para dejar claro que su partido no permitirá este tipo de conductas si llega al Gobierno: "A nosotras no nos compran".