José María Aznar y Mariano Rajoy en una imagen de archivo.

José María Aznar y Mariano Rajoy en una imagen de archivo. EFE

Política ELECCIONES GENERALES 2019

Casado recupera a Rajoy para la campaña pero reserva para Aznar las grandes plazas

El último expresidente del Gobierno reaparecerá en un mitin en Galicia el mismo día que Aznar vuelve a Cataluña durante una campaña.

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy vuelve a la primera línea. Cuando nadie lo daba por hecho, y en pleno resurgir público de José María Aznar, el anterior presidente del PP arropará en el primer día de campaña electoral a Ana Pastor, cabeza de lista de los populares por Pontevedra, exministra de Fomento y su amiga personal. Lo hará en Galicia, su tierra, y será el 12 de abril: el mismo día que Aznar acompañará a Cayetana Álvarez de Toledo, número 1 por Barcelona, en un mitin en la Ciudad Condal.

No es casual: se trata del pistoletazo de salida de la campaña y Génova quiere poner toda la carne en el asador. El presidente del PP, Pablo Casado, siempre mantiene que ambos son un activo para el partido, pero resulta llamativa la potencia de los actos de uno frente al otro.

Porque Aznar estará, principalmente, en las comunidades donde se dispute más el voto a Vox, para frenar la sangría de votos —el gran reto del partido en estos comicios—. Rajoy, en cambio, siempre en territorio moderado y con los suyos alrededor: Galicia, Castilla y León o Andalucía. Son, mayoritariamente, comunidades más centristas y con líderes que siempre han reivindicado su legado, como Juanma Moreno Bonilla o Alberto Núñez Feijóo, y sin unas autonómicas a la vista.

Territorio amigo y rodeado de su círculo

Será la primera ocasión en la que los votantes populares podrán escuchar a Rajoy en meses. Porque, durante la última convención del partido, el expresidente se limitó a responder un par de preguntas formuladas por la propia Pastor, con un guión sumamente ensayado y medido. 

En Génova no le dan mayor importancia —“Se trata de un mitin más en campaña electoral”, afirman—, pero el hecho de que tenga lugar su puesta de largo en Pontevedra no es casual. Allí, además de su amiga Ana Pastor, también se presenta Pilar Rojo, del círculo personal del expresidente y número 2 al Senado. 

También estará presente el propio Feijóo, además del resto de responsables de la corporación local del PP. Y, aunque no se espera a Casado en esta ocasión, el actual presidente del partido sí hará campaña por Galicia.

Un Aznar que gana sitio

En el otro lado del tablero, José María Aznar. El líder popular ha ido ganando peso según se iba acercando la campaña electoral. Su papel como líder moral de la derecha de mayorías absolutas, de los gobiernos conservadores, con polémicos enfrentamientos con Vox -"A mí, mirándome a la cara, nadie me habla de una 'derechita cobarde' porque no me aguantan la mirada", afirmó-, le ha granjeado una posición pública en la primera línea durante la campaña.

Aznar va allá donde le piden. Su disponibilidad es total. Si una delegación le invita, allí que se presenta. Pero, aunque aún faltan por cerrar los grandes mítines, no está previsto por ahora que coincida con Pablo Casado, como puntualizan desde Génova. El motivo: se trata de evitar a toda costa la imagen de que Casado no es renovación, de que no tiene suficiente autoridad por sí mismo. El presidente es él y eso no hay Aznar que lo cambie.

Pero con Cayetana Álvarez de Toledo y el resto de candidatos del entorno FAES es previsible que esté. Arranca en Barcelona, lo que ya es suficientemente llamativo, pues no ha dado un mitin en Cataluña desde principios de los años 2000. Murcia, Elche o La Rioja están ya en el calendario. También la feria del libro de Tomares, en Sevilla, su siguiente gran cita. Está por ver el resto de la gira de los mítines. Los aznaristas sacan músculo. Se sienten fuertes y esperan que eso se refleje el próximo 28-A.