Tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos.

Tumba de Francisco Franco en el Valle de los Caídos. Efe

Política MEMORIA HISTÓRICA

Los Franco no quieren el apoyo de Vox: "No jugaremos ninguna baza política"

Los nietos del dictador sólo trabajan de cara al Tribunal Supremo. Creen que entrar en política les perjudica.

Noticias relacionadas

A Vox no le incomoda la militancia ni el votante franquista. "Queremos derogar la ley de la Memoria Histórica para que cada uno interprete el pasado a su manera", resume un portavoz autorizado de la formación en el extremo derecho del tablero. Santiago Abascal es el único líder político que se ha manifestado en contra de la exhumación de Franco. ¿Qué dice la familia al respecto?

"La obra de mi padre se defiende sola. Es cuestión de tiempo", solía decir Carmen Franco, única hija del militar sublevado, fallecida en diciembre de 2017. Un lema que han heredado los nietos del que se hacía llamar caudillo. "No jugamos ninguna baza política. Nuestra batalla es plenamente jurídica. No le hacemos el juego a nadie", responden a este diario fuentes de la familia. Ni quieren ni desean el apoyo de Vox.

Tanto el partido de Abascal como la familia confirman que no ha existido hasta ahora ningún acercamiento institucional. Aunque unos y otros rechazan desvelar si han existido charlas en privado. Los mensajes de Vox se limitan a la esfera pública y van en esta línea: "El Gobierno miente. No se atreverá a profanar una sepultura. Franco sólo saldrá del Valle de los Caídos si así lo decide el Tribunal Supremo. Esperamos que la Justicia deje a los muertos en paz".

Un nieto de Franco, en conversación con este periódico, se limita a elogiar escuetamente la postura de Abascal: "Los políticos se pliegan a la dictadura de lo políticamente correcto, Vox no". Aunque no le otorga demasiada importancia: "Hay mucha otra gente que no está de acuerdo con el atropello de lo nuestro".

Desde que la exhumación pasó a depender exclusivamente de la Justicia, los Franco han adoptado una estrategia clara que también comparte su abogado: "No hablamos de política". Ni a favor ni en contra. Ni sobre los que atacan ni sobre los únicos que les defienden: Vox. Sobre el PP, alguien de su entorno describe: "Piensan que Casado se ha puesto de perfil, aunque no les ha sorprendido".

Las relaciones de este partido con el franquismo están en el punto de mira tras algunos de sus últimos fichajes. Agustín Rosety Fernández -general retirado y número uno al Congreso por Cádiz- y Alberto Asarta -también general y cabeza de lista por Castellón- firmaron un manifiesto muy elogioso sobre el dictador, en el que se justifica el golpe de 1936 y se llama a "prestarle gratitud por sus servicios a la patria". "Por supuesto, también respetamos que los generales secunden ese documento", sintetizan en la sala de operaciones de Vox.

La conclusión de los Franco se resume con esta frase: "El Gobierno está jugando el partido de las elecciones y nosotros no". Puestas las cartas sobre la mesa y estudiadas sus opciones, los nietos del dictador se han borrado del debate público salvo en contadas excepciones. De vez en cuando, una dura crítica a Pedro Sánchez. Pero sobre Vox: silencio.

La amistad de Abascal con un bisnieto del dictador

Abascal, no obstante, tiene hilo directo con la familia Franco; en concreto, con un bisnieto del dictador: Luis Alfonso de Borbón. Los dos amigos participaron juntos en una prueba de alto rendimiento y carácter militar. Los 101 kilómetros de La Legión. Fue en mayo de 2018. "Ellos son amigos, no sé de qué han hablado y de qué no, pero desde luego no ha sido a nivel de partido", explica un dirigente de Vox.

Luis Alfonso de Borbón, también heredero al trono francés según los legitimistas del país vecino, fue uno de los rostros mas reconocidos en las manifestaciones organizadas en el Valle de los Caídos que clamaron contra la exhumación. El hijo de Carmen Martínez-Bordiú escribió en su cuenta de Facebook al conocer las intenciones del Gobierno: "La Historia castigará a quien profane este templo grandioso".

Los Franco están convencidos de que el Tribunal Supremo dictará la suspensión cautelar del desentierro. Sólo tienen una duda: "No sabemos si lo hará esta semana o ya después de la campaña. Hay tres recursos interpuestos que piden lo mismo. El nuestro, el de la fundación y el de la comunidad benedictina. Si acumula y resuelve todo a la vez, será después de las elecciones. Si va uno por uno, podremos tener noticias en pocos días".