Vuelve Iglesias: su acto multitudinario se llenará con candidatos y autobuses fletados en toda España

Vuelve Iglesias: su "acto multitudinario" se llenará con candidatos y autobuses fletados en toda España

Política ELECCIONES 28-A

Vuelve Iglesias: su "acto multitudinario" se llenará con candidatos y buses fletados en toda España

En sus tres meses de baja, Errejón, Espinar, Guardingo y Bustinduy se han ido, las confluencias se han roto y Podemos cae en los sondeos al 10%.

Tres meses después, vuelve. Pablo Iglesias toma las riendas de un partido que en nada se parece al que dejó cuando a finales de diciembre se fue al chalé de Galapagar a cuidar de los mellizos.

Entonces, el líder de Podemos manejaba el cotarro como socio principal del Gobierno de España -"nunca hemos estado en una posición de influencia en el poder como ésta"-, y hoy los sondeos le anticipan que puede ser la quinta fuerza en el Congreso. En aquellas fechas, se permitía amenazar al presidente con retirarle su apoyo -"si no cumplen no podrán contar con nuestros votos para sacar adelante sus decretos"-, pero ahora a lo más que aspira aes a formar parte del equipo ministerial de un PSOE lanzado.

No se habían convocado elecciones; Errejón era el candidato del partido para la Comunidad de Madrid; su líder regional era Ramón Espinar; el poder territorial estaba controlado; Compromís, En Marea y En Comú eran unas confluencias seguras; el acuerdo marco con IU operaba en toda España; y Pablo Bustinduy era el candidato para las elecciones europeas.

Podemos anima el acto de regreso de Pablo Iglesias.

Ahora nada es así, y con las encuestas anticipando un descalabro similar al sufrido en Andalucía en el que, según el último CISbajaría incluso del 10% del voto a nivel nacional, el desánimo se ha instalado en Podemos. Pero el regreso del secretario general promete ser sonado... bueno, lo promete Podemos. Este sábado se celebrará el "acto multitudinario" que anticipó el partido hace un par de semanas.

Y para que efectivamente esté lleno la dirección del partido decidió este lunes convocar para el sábado por la mañana una reunión de coordinación para todos los candidatos de las generales -al Congreso y al Senado-, de las europeas, de las autonómicas y de las principales plazas municipales. Con todos ellos en Madrid, será de obligado cumplimiento que posen para la foto de apoyo orgánico de todo el aparato cuando a las 18.00 horas Iglesias haga su aparición en la plaza del Museo Reina Sofía.

Por otro lado, este periódico ha podido confirmar que Podemos fletará transportes gratuitos desde toda España para asegurar el lleno. Fuentes de la dirección confirman que "los territorios han pedido autobuses para llenar el acto de Madrid".

Según la versión de un portavoz autorizado, la militancia se suele organizar para "pedir" que se organicen caravanas que completen el aforo de los actos principales del partido. Y éste es clave, como confirma un portavoz oficial de Podem Cataluña: "La secretaria general, Noelia Bail, irá con una representación del partido y, además, la militancia se ha organizado para ir a Madrid en buses".

El pago de la flota de autocares correrá a cargo del partido, las organizaciones territoriales están ofertando por sus canales internos y algunos en redes sociales viajes gratis a Madrid para estar "con Pablo Iglesias y la militancia", como ha hecho Podemos Euskadi. En Andalucía, las salidas están organizadas desde Sevilla y Huelva a primerísima hora de este sábado.

Después del pinchazo con el cartelón machote de "vuELve", el partido decidió callar dos semanas, hasta que lanzó este miércoles un vídeo en su Twitter centrado, esta vez sí, en "la gente", con la que "se reunirá" Pablo. Imágenes de militantes sonrientes de toda edad y condición, ilusionados, ondeando banderas, palpándose un pecho palpitante... y todos mirando a lo alto, hacia donde se supone que se aparecerá el líder.

Noelia Vera, portavoz de Podemos, anunció este lunes el evento como "un día importante para nosotros". De hecho, será la primera vez que se vea a Iglesias desde que fue proclamado candidato a las Presidencia del Gobierno tras ganar aquellas primarias. Aunque, calladamente, ya empezaba la crisis de desmovilización y desencanto: sólo votó un 11,77% del electorado e incluso hubo un 10% de votos contrarios a Iglesias pese a que no se presentó ninguna candidatura rival.