El atril vacío en la sala de prensa de la sede de Podemos en Madrid.

El atril vacío en la sala de prensa de la sede de Podemos en Madrid. ADP

Política LOS SOCIOS DE SÁNCHEZ

La campaña 'fake' de Podemos contra las eléctricas: ni tenemos la luz más cara ni hay 32 políticos enchufados

  • Los argumentos esgrimidos por Pablo Echenique para criticar a estas empresas son falsos.
  • Los datos son un verdadero caso de 'fake news' fabricada a partir de datos pillados de titulares y convenientemente retocados

Que Podemos es un partido con conciencia ecológica es sabido desde su irrupción en el panorama político, allá por 2014. Al menos, desde entonces han pregonado su apuesta por las energías renovables, la transición en el modelo productivo y contra lo que bautizaron como "la pobreza energética".

Este miércoles, el partido morado ha iniciado una campaña contra las compañías eléctricas bajo la etiqueta #LasEléctricasTeRoban acompañándola de unos datos. Pero más allá del fondo ecologista y social del mensaje de fondo, los argumentos utilizados no se sostienen.

Ni en España se paga "la luz más cara de Europa", ni las eléctricas han ganado "30.000 millones en los últimos cinco años" ni hay "32 políticos del PP y del PSOE forrándose" en sus consejos de administración. Los tres argumentos esgrimidos por Pablo Echenique son falsos.

Campaña de Podemos #LasEléctricasTeRoban

Este miércoles postnavideño, Echenique se dejó caer en Twitter compartiendo un vídeo -el que acompaña esta información- que pinta un panorama terrible: en España pagamos la factura de la luz "más cara de Europa", las eléctricas ganan más dinero aquí que en ningún sitio, y además sus consejos de administración están llenos de políticos que reciben "forrándose" su compensación a las decisiones beneficiosas para las compañías que tomaron cuando ocupaban cargos públicos.

Sin embargo, los datos son un verdadero caso de fake news fabricada a partir de datos pillados de titulares y convenientemente retocados. Los "32 políticos del PP y del PSOE forrándose" como consejeros son, como mucho, nueve.

En el consejo de Iberdrola sólo consta el popular Ángel Acebes, en el de Naturgy no hay ninguno y en el de Red Eléctrica se pueden contar ocho... pero claro, es una empresa con mayoría de participación pública, garante de que la electricidad llegue a todos los puntos de España y que ha renovado su órgano de gobierno precisamente con la llegada del PSOE -de la mano de Podemos- al poder: hoy la preside el exministro Jordi Sevilla.

El dato, desmentido por el director de El periódico de la energíaRamón Roca, en su Twitter, parece sacado de una información periodística de hace casi dos años en la que se da esa cifra para contar los expolíticos que poblaban consejos de grandes empresas, no sólo eléctricas. Y además incluye a británicos, mexicanos estadounidenses, y a exdirigentes del PNV -Josu Jon Imaz (Repsol, que es energética pero no eléctrica)- y de Convergència Democràtica de Catalunya -Miquel Roca (Endesa)-, que nunca militaron en el PP o el PSOE, evidentemente. 

Tampoco es cierto que la energía eléctrica sea en España la más cara de Europa. Ni para el consumidor final ni para las grandes empresas. Nuestra factura es la cuarta, según los datos oficiales de Eurostat citados por El periódico de la energía. En el primer semestre de 2018, la electricidad para consumidores particulares costó en España 0,2383 €/kWh. Menos que en Dinamarca, Alemania o Bélgica.

Ni midiendo por poder adquisitivo

Lo que sí es cierto es que eliminando los impuestos, que es una de las partidas más pesadas de la factura, seríamos los segundos de Europa, sólo por detrás de Bélgica. Aunque los conceptos entre los diferentes países no son homogéneos. ¿Y si tenemos en cuenta el poder adquisitivo? Tampoco España sería la más cara, sino Portugal, seguida muy de cerca de Alemania y, después, Rumanía. Somos los cuartos.

Eurostat.

Eurostat.

Si hablamos de grandes empresas, los consumidores electrointensivos, las radicadas en España son las novenas que más pagan de Europa, a razón de 0,880 €/kWh. Menos que Dinamarca, Reino Unido, Chipre, Alemania, Eslovaquia, Malta, Irlanda y Portugal. ¿Y si excluimos los impuestos? Seríamos los quintos.

En cuanto a que "han ganado 30.000 millones de euros en los últimos cinco años", el dato parece sacado de un pequeño artículo publicado en la web de la Cadena Ser. Pero en enero de 2017, es decir, hace dos años. El texto, de sólo cuatro párrafos y que no justifica su título ni con fuentes ni con datos propios, admite además que es una suma de los negocios de estas empresas dentro y fuera de España, y añadiendo sus beneficios por actividades en otros negocios ajenos al eléctrico.

Podemos señala al Gobierno

"Que no te hagan elegir", se lee en el clip ante una escena en la que una mesa de Nochebuena sólo tiene cena cuando la iluminan unas velas y ésta desaparece al darle al botón de la luz. "Las eléctricas te roban" y conminan a Pedro Sánchez a actuar ya, pues "siete millones de españoles sufren pobreza energética".

Según Pablo Iglesias, "un Gobierno responsable debe tomar medidas para que ninguna familia pase frío en invierno". El secretario general de Podemos está teóricamente de baja por paternidad, pero aún no ha bajado el pistón de sus intervenciones públicas y ha participado desde el inicio de la campaña, en el que apunta otro dato en el que hace hincapié también Podemos: "Docenas de expolíticos del bipartidismo se sientan en los consejos de administración de las grandes eléctricas".

Ofensiva desde la llegada de Sánchez a Moncloa

En el acuerdo de Presupuestos Generales, firmado solemnemente en Moncloa el pasado 11 de octubre por Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, el presidente asumió parte del lenguaje de su socio preferente. Concretamente, ése que califica algunos de los conceptos de la factura de la luz como los supuestos "beneficios caídos del cielo" (windfall profit) para las compañías eléctricas.

Pedro Sánchez firma el acuerdo en presencia de Pablo Iglesias.

Pedro Sánchez firma el acuerdo en presencia de Pablo Iglesias. Zipi Agencia EFE

Es un concepto que se refiere a la presunta sobrerretribución a ciertas energías por el tipo de subasta marginalista que se utiliza. Y las compañías no comulgan con el concepto ni creen que refleje correctamente las inversiones realizadas.  

Desde entonces, las mesas de seguimiento al pacto se han reunido nada y menos, según fuentes internas de Podemos, e incluso los de Iglesias han llegado a dar por "muerto" el proyecto, por "finiquitada" la legislatura y por "rota" la mayoría de la moción de censura.

Pero ahora, ante el enésimo "nuevo escenario" que ha identificado Echenique, secretario de Organización del partido morado, y después de que los partidos separatistas votaran a favor de la senda de déficit en el Congreso el mismo día en que Sánchez rendía pleitesía a Quim Torra en Pedralbes, Podemos regresa a su primera estrategia: apretar al Gobierno a base de declaraciones y campañas que lo mantengan en tensión. Esto está acordado, pero queremos más.

El partido morado está llenando las redes de mensajes, viñetas y vídeos navideños cuyos protagonistas tienen que elegir entre comer o recibir juguetes y tener luz en casa. Y avisan, después de la electricidad irán a por el gas: "La energía es un derecho. No sólo queremos reformar el bono social eléctrico, sino crear un bono social gasista".