Pablo Iglesias, en el Consejo Ciudadano Estatal (CCE) de Podemos.

Pablo Iglesias, en el Consejo Ciudadano Estatal (CCE) de Podemos. Efe

Política LOS SOCIOS DE SÁNCHEZ

Iglesias da por liquidada la legislatura y ve Andalucía como primera vuelta de unas generales inmediatas

A Pablo Iglesias le han llamado "vicepresidente de facto" de Pedro Sánchez. Fue cuando se dejó ver en Lledoners, la cárcel donde cumple prisión preventiva Oriol Junqueras, ex vicepresident de Cataluña, por su responsabilidad en el golpe separatista de hace un año. Allí fue a negociar los Presupuestos que unos días antes había firmado solemnemente en Moncloa. Pero una vez que las cuentas públicas se han caído y el presidente da por hecho que no los presentará y que quiere gobernar vía decreto, Iglesias da esto por liquidado y ha decidido ejercer su poder: quiere elecciones y las quiere ya, en primavera.

Podemos no quiere limitarse a dar el 'sí' en el Parlamento a lo que le mande el Consejo de Ministros ya aprobado y en vigor. De ahí los demorado no sacarían ningún rédito político. Cuando triunfó la moción de censura, Iglesias reclamó un sitio en el Ejecutivo, pero al juego de la política también sabe jugar Sánchez y éste prefirió un gabinete monocolor, para visualizar su alternativa.

"Se lo dije entonces y lo repito ahora", ha dicho este viernes en el Consejo Ciudadano Estatal (CCE): "Con sólo 84 diputados es muy difícil que Bruselas crea en tu fortaleza" para defender unos números que no le gustan a la Comisión Europea. Así que si no van a salir los Presupuestos "en los que arrancamos medidas que iban a mejorar la vida de la gente", Iglesias quiere ahora utilizar ese documento como programa electoral, como hoja de servicios.

Andalucía, el primer paso de la carrera

Así llega este sábado a Sevilla, acompañado de toda la dirección de Podemos, al mitin central de la campaña de las andaluzas que, ahora sí, ha convertido en una primera vuelta de las generales que él ve en primavera.

"El acuerdo de Presupuestos no gustó a una parte de las élites económicas de nuestro país", dijo en el CCE, "y esas élites y sus aparatos mediáticos van a trabajar para que nosotros no estemos en los gobiernos que se van a votar". Y ésa es la razón "por la que las andaluzas son tan importantes, para evitar que presionen al PSOE con un nuevo acuerdo con Ciudadanos. Por eso debemos esforzarnos para que el anhelo de cambio se traduzca en un resultado electoral exitoso para Adelante Andalucía".

El líder de Podemos, de hecho, ha pedido a todos los dirigentes que viajen a la capital andaluza para "desbordar" el mitin y mostrar poderío. Porque ya todo es campaña electoral y Andalucía es la primera meta volante de la carrera.

El poder de Iglesias

Las cuentas en el Parlamento, con 71 diputados de morado, son claras: cualquier abstención de Unidos Podemos es una derrota del Gobierno del PSOE ante los 169 escaños que suman PP y Cs. Así que los decretos con los que quiere gobernar Sánchez no irían a ninguna parte, el Congreso no los convalidaría y decaerían.

Desde La Habana, el presidente se ha tomado el reto con su habitual capacidad de supervivencia ante cualquier tormenta: "El Gobierno está gobernando y lo va a seguir haciendo", ha dicho. Es más, Sánchez ha presumido de su "agenda social", como el líder que ha "revertido recortes y recuperado el Estado del Bienestar".

A pesar de que todo esas medidas se han hecho más sobre el papel que en normas efectivas, para las que en todo caso ha necesitado a Podemos, el jefe del Gobierno se ha plantado y ha aconsejado a su socio que no tenga tanta prisa por activar los resortes electorales de Podemos: "Le diría a Iglesias que respeto sus procesos internos, pero que se tome su tiempo, hay bastantes meses antes de las elecciones".

Una España apocalíptica

Desde Madrid, el secretario general de Podemos había abierto su discurso en el Consejo Ciudadano pintando una España apocalíptica: "Sin Presupuestos, con la mesa del Congreso controlada por el PP y Ciudadanos, con un poder judicial todavía en manos de Lesmes -que es impresentable tras su espectáculo con lo de las hipotecas-... todo esto pinta un escenario de enorme incertidumbre en nuestro país".

El máximo órgano de Podemos entre congresos se reunió este viernes, convocado de urgencia cuatro días antes para "cambiar la estrategia" del partido ante el "nuevo escenario de convocatoria electoral inminente". La convocatoria de primarias "antes de las vacaciones de Navidad" provoca una situación de ingobernabilidad si Iglesias quiere.

Y si el líder de la formación morada ha atribuido a la "inestabilidad e incertidumbre históricas" sus razones para iniciar el proceso preventivo -"para evitar que una decisión rápida del Gobierno coja al partido sin estar preparados"-, este movimiento táctico añade aún más inestabilidad y desconfianza entre los socios, PSOE y Podemos, que sostienen al Ejecutivo de Sánchez.

Porque ya es difícil gobernar sin Presupuestos, prorrogando los del partido al que echaste de la Moncloa rechazando sus cuentas, pero resulta imposible hacerlo sin votos en el Congreso. Eso lo sabe Iglesias que ha adelantado la jugada para apuntarse un órdago con todos los visos de ganar.