Pedro Sánchez llega para ofrecer una rueda de prensa, durante la XXVI Cumbre de las Américas, en Antigua, Guatemala.

Pedro Sánchez llega para ofrecer una rueda de prensa, durante la XXVI Cumbre de las Américas, en Antigua, Guatemala. Efe

Política

Sánchez viaja a Marruecos sin tener confirmado que le recibirá el rey Mohamed VI

El presidente del Gobierno cambió la tradición a su llegada a la Moncloa. El primer viaje internacional, nada más tomar posesión, de un jefe del Ejecutivo español es a Rabat, y tiene audiencia con el rey de Marruecos, pero éste alegó una agenda apretada. Así que Pedro Sánchez quiso marcar su terreno y, a las tres semanas de prometer el cargo, viajó a París, a estrechar la mano del nuevo líder de la Europa moderna, el presidente francés Emmanuel Macron. En el palacio de Mohamed VI se tomó nota: y la relaciones políticas, sociales y económicas cambiaron.

Desde aquel día, han sido al menos dos ves las que Moncloa ha filtrado que se acercaba el viaje a tierras marroquíes y la audiencia con el rey en Rabat. Sin contar con las de la mañana de este sábado, en las que las fuentes de Presidencia insisten en dar por hecho que sí, que habrá encuentro con Mohamed VI. Sin embargo, desde Marruecos no hay confirmación oficial.

El presidente Sánchez anunció en la noche de este viernes que el próximo lunes se entrevistará en Marruecos con el primer ministro, Saadedín Ozmani, y qu ha pedido audiencia con el rey Mohamed VI. "¿Puede confirmar el encuentro con el rey?", se le preguntó. "Esto es lo que les puedo decir", se limitó a contestar Sánchez. 

Tras la visita a Macron, Moncloa movió otra a Rabat para que Sánchez rindiera visita a Mohamed VI, pero Rabat comunicó que el rey volvería a estar fuera del país y tuvo que aplazar la visita.

La migración como presión

Y es que Mohamed VI parece estarle haciendo pagar a Sánchez el desplante de que su desplazamiento el pasado 23 de junio fuera al norte y no al sur. Aquella fecha coincidió con la crisis del 'Aquarius', en la que España ofreció sus puertos para acoger a los más de 600 inmigrantes embarcados en el buque de las ONG que patrullan el Mediterráneo para rescatar a solicitantes de asilo e inmigrantes sin papeles.

Después de que en Valencia se recibiera a los migrantes y se les concedieran permisos especiales de estancia mientras se tramitaban sus solicitudes, Rabat abrió la puerta a la emigración ilegal hacia España. Cada día desde esos finales de junio son cientos los inmigrantes que rescatan las embarcaciones de Salvamento Marítimo y de la Guardia Civil. Más de 43.000 han sido rescatados en lo que va de 2018, 23.000 más que en todo 2017. Y se han registrado tres asaltos con mayor o menor violencia a las verjas de Ceuta (600 inmigrantes el 27 de julio, más de 100 el 22 de agosto).

Además, el 12 de agosto Rabat decretó el cierre de la aduana comercial entre Melilla y Marruecos. La idea del rey era favorecer el puerto propio de Beni Enzar, en Nador. En la ciudad española del norte de África, la medida supuso un corte de las exportaciones e importaciones: "Nos toman como rehenes", dijo Juan José Imbroda, presidente de la ciudad autónoma, quien culpó al Gobierno de Sánchez "por su política flojita" con Marruecos.

Por ahora, Sánchez sigue confiando en no viajar en balde y verse con Mohamed VI para limar asperezas. El Gobierno ya ha tenido sus gestos, como el impulso junto a Alemania de 130 millones de euros de la UE para que Marruecos luche contra la migración ilegal. Lo anunció durante la visita de Angela Merkel a Quintos de Mora en el mismo mes de agosto en el que el Ministerio del Interior procedía a inaugurar sus propias devoluciones en caliente tras los asaltos violentos de subsaharianos a la verja Ceuta.

Visitas de ministros

El jefe del Ejecutivo avanzó, así, el que será su primer viaje oficial a Marruecos desde. su llegada a Moncloa durante una rueda de prensa tras participar en la XXVI Cumbre Iberoamericana que se celebra estos días en Antigua (Guatemala). Según explicó, el lunes se desplazará a Rabat para un viaje de trabajo junto al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, al tiempo que ha confirmado que tiene cerrada una reunión con el primer ministro de Marruecos.

Asimismo, ha avanzado que ha solicitado una audiencia con el rey Mohamed VI, aunque no ha concretado más datos al respecto. "He solicitado la audiencia, punto. Es lo que puedo decir hasta ahora", ha apostillado. Más de 12 horas después, no hay respuesta conocida.

En cualquier caso, el jefe del Ejecutivo ha recalcado la importancia de esta reunión de trabajo con el primer ministro marroquí por los temas de interés común para ambos países. "Marruecos es un país capital [para España] en muchas cuestiones de seguridad, migración o cooperación económica", ha concretado, antes de incidir en que esta reunión es "muy importante".

Marlaska ya viajó el pasado mes de junio a Marruecos, acompañado del ministros de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Josep Borrell, en plena oleada de llegada de pateras a las costas españolas procedentes de Marruecos, para abordar cuestiones de interés como la inmigración o el terrorismo.