Puigdemont y Torra, durante su rueda de prensa en Waterloo

Puigdemont y Torra, durante su rueda de prensa en Waterloo Stephanie Lecocq/EFE

Política

Puigdemont y Torra se inventan un 'Govern paralelo' para dar cobertura a los políticos huidos

Bruselas

Lo que el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, había concebido como una gran cumbre del independentismo catalán en su casa de Waterloo en Bélgica -con asistencia de su sucesor, Quim Torra- se ha acabado convirtiendo en una reunión de perfil bajo, sin cita oficial, con representantes de segunda fila y con la ausencia muy visible de la CUP. Tras el fracaso de la convocatoria, los participantes han tratado infructuosamente de esquivar a la prensa trasladando el encuentro a un hotel.

Al término del encuentro, Puigdemont y Torra se han visto obligados a dar explicaciones ante los numerosos periodistas que les habían localizado. El objetivo de la reunión, han asegurado, era dar los toques finales al denominado Consell per la República, un nuevo órgano que ha diseñado Puigdemont con su exconseller de Sanidad, Toni Comín, y cuyo objetivo es dar una especie de cobertura institucional a los políticos huidos a Bélgica. Pretenden que funcione como una especie de Gobierno en el exilio.

Ni Puigdemont, ni Torra ni Comín han querido dar detalles de quién formará parte de este nuevo órgano, cuáles serán sus tareas, cómo se pagará o qué relación tendrá con el Gobierno catalán o con el ParlamentSu presentación formal tendrá lugar el próximo 30 de octubre en el Palau de la Generalitat en Barcelona. Entre sus principales tareas estará la "internacionalización" de la crisis catalana y "aglutinar" a todos los partidos y organizaciones de la sociedad civil que quieren "desarrollar" la República, ha dicho Puigdemont.

¿Unidad de estrategia entre JxCat y ERC?

"Desencallamos una de las piezas clave de la legislatura, que era este Consell per la República, que es una de las vías republicanas importantes, como lo son las instituciones catalanas y la ciudadanía movilizada o como lo es también el discurso político desde la prisión", ha dicho Torra. La puesta en marcha de este órgano figuraba en el acuerdo de Gobierno entre ERC y JxCat. Aunque en las últimas horas parecía que ERC no iba a enviar a nadie a Waterloo, desmarcándose de la iniciativa, finalmente ha asistido su portavoz parlamentario, Sergi Sabrià.

Puigdemont ha tratado de quitar hierro a las crecientes tensiones con ERC y ha asegurado que el encuentro en Waterloo "ha sido no sólo positivo, sino fraternal". El expresidente de la Generalitat ha querido resaltar que el Consell per la República es el resultado de una "estrategia conjunta", en la que ha intervenido desde el principio Comín, al que ha presentado como "el representante de ERC". El exconseller de Sanidad está muy distanciado de su partido desde su huida a Bruselas.

"No es un trabajo que el presidente Puigdemont o el conseller Comín hayan hecho por libre. Lo han hecho de acuerdo, por encargo y mandatados por sus organizaciones. Por tanto, el Consell de la República es un ejemplo del tipo de unidad estratégica y de unidad de acción que estamos buscando", sostiene el propio Comín.

Por su parte, Torra ha dicho que intentará convencer a la CUP de que se sume al proyecto antes de su presentación oficial. "Yo no me he cansado nunca de repetir que este era un proyecto de toda la mayoría independentista y siempre he incluido a los compañeros de la CUP. Esperemos que de aquí al 30 seamos capaces de convencerles de la necesidad de participar, porque para nosotros es importantísimo el Consell de la República, es una de las piezas clave para sacar adelante el proceso de implantación de la República que nos proponemos hacer", ha dicho el presidente de la Generalitat.