El presidente del PP, Pablo Casado, con su esposa Isabel Torres y los Reyes durante la Recepción del 12 de Octubre.

El presidente del PP, Pablo Casado, con su esposa Isabel Torres y los Reyes durante la Recepción del 12 de Octubre. Ballesteros Efe

Política ENCUESTA INTERNA

Casado tiene una encuesta que le sitúa por delante de Sánchez

Pablo Casado derrocha optimismo. Tras vencer a Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias de julio, el presidente del Partido Popular encargó una encuesta sobre su popularidad y ya tiene el resultado: si las elecciones generales se celebraran hoy, el sucesor de Mariano Rajoy asegura tener asegurados más escaños que Pedro Sánchez, aunque su Grupo Parlamentario contaría con menos diputados que los 137 que cosechó en las últimas elecciones el anterior jefe del Ejecutivo.

Así lo confirmó el propio Casado a los periodistas en la Recepción Real del 12 de octubre, donde estuvo acompañado de su mujer Isabel Torres. El líder del PP dice que, según ese sondeo, estaría en disposición de gobernar con el apoyo del partido de Albert Rivera y quizá algún apoyo puntual más. Según la información que maneja, Vox no obtendría ninguna representación, a pesar del éxito que Santiago Abascal obtuvo el domingo pasado en Vistalegre, donde congregó a 10.000 personas y dejó fuera a 3.000 más.

Además, Casado se mostró muy tranquilo ante la supuesta amenaza de Abascal en el tablero político y aseguró que "no me preocupa nada" una posible irrupción de Vox. A su juicio, el PP está "en el camino correcto, con un discurso firme" sobre todo ante los secesionistas. Además, el líder del partido conservador se lamentó que sigue sin tener interlocución directa con el presidente del Gobierno para hablar, sobre todo, de la actitud del bloque secesionista en Cataluña.

Esta tendencia que manejan en Génova es la primera que da al PP de Casado vencedor en unas elecciones generales. Desde que Pedro Sánchez llegó a La Moncloa el 1 de junio, todos los sondeos apuntan precisamente hacia la dirección contraria. De hecho, el último CIS que se publicó en septiembre otorgaba al PSOE el 30,5% de los votos y al PP de Casado el 20,8%.

La alegría del líder del PP es contenida, ya que su primer test electoral será en Andalucía el 2 de diciembre. Pablo Casado reconoce que su partido no está en disposición de convertirse en el partido vencedor en la autonomía dirigida por Susana Díaz pero asegura que el PP está "por encima, con una amplia ventaja" respecto a Albert Rivera, un partido que también pondrá todo el aparato a trabajar para dar el sorpasso a la formación de Casado en la región andaluza.