Albert Rivera, en los desayunos de Europa Press.

Albert Rivera, en los desayunos de Europa Press. Cs

Política Congreso de los Diputados

Rivera presenta una ley "antidedazos" para acabar con los "enchufados" en las empresas públicas

  • El presidente de Ciudadanos registrará la propuesta este jueves en el Congreso de los Diputados.
  • Rivera ha lamentado que estos puestos los ostenten quienes llevan "un carné de PP y PSOE en la boca".

Noticias relacionadas

Albert Rivera buscará retratar a PP y PSOE con una nueva reforma legal que, de aprobarse, suprimiría uno de los privilegios más gruesos ostentados por el Gobierno: el nombramiento de quienes dirigen las empresas públicas. Ciudadanos registrará su propuesta este jueves en el Congreso de los Diputados. El texto abogará por convertir estos cargos en una carrera de "méritos, capacidad y concurso".

El presidente naranja ha bautizado su apuesta como "ley antidedazos" y la ha definido como "revolucionaria". Ciudadanos quiere acabar con esa dinámica que aúpa al frente de las empresas públicas a aquellos que se presentan "con un carné de PP-PSOE en la boca".

En un desayuno organizado por Europa Press, Albert Rivera ha apremiado tras deslizar su proyecto: "A ver qué hacen los viejos partidos". El candidato de centro ha lamentado que los funcionarios deban "hacer carrera y escalar" para que luego "llegue un nuevo Gobierno y elija con el dedo". España es, junto a Turquía, -ha remarcado Rivera- el país del mundo donde más purgas se producen cuando se constituye un Ejecutivo.

"Sería increíble que pudiéramos poner a dirigir Paradores a alguien que supiera de hoteles", ha ironizado Rivera con la vista puesta en Óscar López, ex secretario de Organización del PSOE, que ha asumido este cargo sin experiencia previa en el ámbito de la hostelería.

A ojos de Ciudadanos, las empresas públicas son el paraíso alcanzado por los "enchufados" y los "elefantes" de los viejos partidos. "Me río por no llorar", ha resumido Rivera tras mencionar también los casos de Correos o el CIS. "Qué distinta saldría esa encuesta si no la dirigiera un antiguo miembro de la Ejecutiva del PSOE".

Rivera ha dedicado su intervención, de más de una hora, a esbozar una dicotomía entre Ciudadanos y el bipartidismo: "Nosotros buscamos respuestas al siglo XXI, no vamos a perder el tiempo hablando del XX".

El líder de Ciudadanos ha pretendido analizar la política española con la globalización en el espejo: "Hay quienes la conciben como una oportunidad, como es nuestro caso; pero otros la consideran un problema". Rivera, que ha vuelto a definirse como "liberal", ha destacado: "Siempre pensamos que el futuro puede ser mejor. Vivimos mejor que nuestros abuelos y nuestros hijos estarán mejor que nosotros".

El candidato naranja ha dedicado varios minutos a hablar de inmigración e inteligencia artificial, entre otros retos de futuro, y ha lamentado: "No es posible encontrar estas respuestas con la lógica del siglo XX, con el contexto de los trabajadores contra los empresarios". "Algunos van perdiendo votos sin darse cuenta de que se han quedado atrás", ha relatado sobre PP y PSOE.

"España tiene que ser un país ganador con la globalización. Pongamos manos a la obra. Todo esto dependerá de las próximas elecciones. Ahora, el parlamento está paralizado y el Gobierno no dispone de los escaños suficientes", ha concluido.

Con su "ley antidedazos", Rivera podría poner en evidencia al bipartidismo, un movimiento que Ciudadanos ensayará también con la votación en la Cámara acerca del 155, donde Sánchez deberá explicitar su opinión.