El consejero de Exteriores de la Generalitat, Ernest Maragall.

El consejero de Exteriores de la Generalitat, Ernest Maragall. Luca Piergiovanni Efe

Política

La Generalitat seguirá abriendo embajadas como acto de "legítima defensa"

Según el calendario previsto, con la determinación de "llevar la voz de Cataluña a Europa y el mundo".

El conseller de Acción Exterior, Ernest Maragall, ha afirmado este viernes que la intención de la Generalitat de abrir delegaciones en el extranjero pese al anuncio del Gobierno de un recurso "no es un acto de desobediencia", sino que se trata "de una legítima defensa".

Así lo ha afirmado en una entrevista en Catalunya Radio tras advertir el jueves la conselleria de Acción Exterior, Relaciones Instituciones y Transparencia de la Generalitat de que el plan para reabrir las delegaciones en el extranjero "sigue en marcha" según el calendario previsto, con la determinación de "llevar la voz de Cataluña a Europa y el mundo".

El Gobierno de Pedro Sánchez había anunciado que presentará un recurso contencioso-administrativo contra el decreto de la Generalitat que pretende restablecer las llamadas embajadas catalanas en el Reino Unido, Irlanda, Alemania, Estados Unidos, Italia, Suiza y Francia.

Lo hará el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación (MAUC), que destaca en un comunicado que la Generalitat "no ha cumplido las condiciones que establece la legislación vigente para la creación de delegaciones de las comunidades autónomas en el exterior".

Un anuncio que fue respondido a través de un mensaje de Twitter en la cuenta oficial del Departamento de Acción Exterior de la Generalitat: "El plan de gobierno de (la conselleria) Exteriores sigue en marcha y el proceso de apertura de delegaciones continuará según el calendario previsto. El Govern sigue determinado en llevar la voz de Cataluña a Europa y el mundo".

Posteriormente, en un comunicado, el gobierno catalán ha reafirmado que mantendrá el plan de despliegue previsto para la reactivación y apertura de las delegaciones y que defenderá ante los tribunales competentes su "acción exterior legítima".

Según el Departamento de Exteriores catalán, dirigido por Ernest Maragall, la Generalitat "informó primero por escrito al Ministerio de Exteriores español de la puesta en marcha del proceso para reabrir seis delegaciones. De esta manera, si lo consideraba pertinente, el Ministerio podía realizar un informe prescriptivo y no vinculante".

Posteriormente, según el comunicado, el conseller "también le hizo constar esta comunicación al ministro Josep Borrell en su reunión en Madrid el pasado 23 de julio, al que al mismo tiempo se informó de la voluntad de seguir abriendo representaciones alrededor del mundo", a lo que el ministro "se comprometió a respetar la acción exterior catalana", recuerda la Generalitat.

El Govern ha anunciado que pondrá este recurso "sobre la mesa" en la Comisión Bilateral Estado-Generalitat, al entender que "por una interpretación restrictiva del procedimiento con poco contenido real pretende limitar la presencia de Cataluña en Europa y en el mundo"; y ha dejado claro que la Generalitat defenderá ante los tribunales su actuación en el ámbito de la representación internacional.

El gobierno catalán ha recordado en todo caso que, "entre otras funciones, las delegaciones del Govern en el exterior sirven para ejercer la representación, defensa y promoción de los intereses generales de Cataluña y dar apoyo a las entidades, empresas y ciudadanos catalanes en el extranjero".