Santamaría y Casado este martes en una cena organizada por el Grupo Parlamentario.

Santamaría y Casado este martes en una cena organizada por el Grupo Parlamentario. David Mudarra PP

Política EL PP ANTE SU CONGRESO

Santamaría y Casado se fotografían juntos pero no se reúnen

Los dos candidatos acuden a una cena organizada por el Grupo Parlamentario. De momento, la candidatura de unidad es solo el espejismo de una imagen irreal.

Espadas en alto por una noche y sin silla vacía de por medio. Los dos aspirantes a hacerse con el control del PP, Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, han acudido como diputados electos que son a una cena organizada por el grupo parlamentario en un restaurante céntrico de Madrid. Los dos han querido mostrar ante los más de cien compañeros que han acudido a la cita cierta sintonía. Un feeling impostado, forzado.

La exvicepresidenta del Gobierno adelantó cuando ganó la primera votación de estas primarias que llamaría tanto a Pablo Casado como a María Dolores de Cospedal para cerrar sendos encuentros y poder acercar posturas en busca de una candidatura única. Sin embargo, el vicesecretario de Comunicación optó por reunirse en primer lugar con la secretaria general, que le ha brindado todo su apoyo para intentar dar la vuelta al marcador y convertirse en el futuro presidente del PP.

Los dos equipos han intentado buscar un hueco para cerrar ese encuentro entre candidatos. El objetivo de Santamaría es ofrecerle a Casado una candidatura de unidad. El vicesecretario solo está dispuesto a acudir a esa llamada para confirmarle a su rival que está dispuesto a llegar a la final, pase lo que pase el día 20 y 21 de julio. Pero, de momento, esa reunión no se ha celebrado.

Santamaría y Casado simbolizaron su distanciamiento el 5 de julio, el día de la primera votación. Los dos candidatos ejercían su derecho a voto en la misma sede, en el madrileño distrito de Salamanca. Él atendió primero a los medios de comunicación y ella esperó a conciencia fuera del edificio para no tener que saludarlo. No se cruzaron por unos minutos.

La campaña ha subido de tono en esta segunda fase. Pablo Casado ha reclamado su lugar afeando la gestión de Santamaría como número dos del Ejecutivo de Rajoy. Al equipo de la exvicepresidenta no le han gustado los ataques que le ha propinado su rival, sobre todo cuando hablan de Cataluña. "Pablo no ha gestionado nunca nada, así que lecciones las justas", critican.

Los dos candidatos han querido participar en esta cena para transmitir una imagen de unidad falsa. El portavoz del grupo, Rafael Hernando, ha pedido en el encuentro unidad y que el partido salga más fortalecido que nunca del Congreso de los días 20 y 21 de julio. Fuentes de las dos candidaturas veían imposible un acercamiento de las dos candidaturas este martes. Los dos equipos siguen calculadora en mano echando sus cuentas sobre cuántos compromisarios apostarán por ellos y, de momento, la candidatura de unidad es solo el espejismo de la foto de una cena de verano.