Momento de la reunión entre Sánchez y Torra en Moncloa.

Momento de la reunión entre Sánchez y Torra en Moncloa. Efe

Política Desafío soberanista

Sánchez y Torra reactivan comisiones conjuntas en una reunión "cortés y cordial"

Satisfacción en Moncloa por la reunión de ambos, de más de dos horas y plagada de gestos. La vicepresidenta advierte: "La autodeterminación no existe" y que "en España no hay presos políticos".

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Quim Torra, han estado más de dos horas reunidos en el Palacio de la Moncloa. Torra llegó cargado de regalos y además hizo un gesto que maravilló a Sánchez: pidió ver una fuente en la que el poeta Antonio Machado, vilipendiado por sectores del independentismo, se reunía en secreto con Pilar de Valderrama, alias Guimoar, en una fuente que se encuentra en el recinto del palacio presidencial. Eso motivó un paseo por los jardines, del que el equipo de comunicación de Moncloa tomó imágenes con gran satisfacción. 

Para Moncloa, que este lunes tuiteaba en catalán ("Este es un primer paso. Ahora hay que recorrer juntos el camino"), ha comenzado el deshielo. En el argot del equipo del presidente, la "normalización" de las relaciones entre el Gobierno y la Generalitat.

Cordialidad y sonrisas en el primer encuentro entre Sánchez y el president de la Generalitat

"Ha sido una reunión institucional pero también llena de cortesía y de fluidez", dijo al término la vicepresidenta, Carmen Calvo, en una comparecencia ante la prensa. "A otro Gobierno le han hecho dos referéndum. Nosotros, en un mes y dos días, hemos recibido al president Torra y hemos hablado dos horas y media", presumió. 

Durante la cita, en la que no participaron nadie más que Torra y Sánchez, se acordó resucitar las comisiones bilateral Gobierno central-Generalitat (la más política) y las otras tres que figuran en el Estatuto de Autonomía de Cataluña para hablar infraestructuras, Hacienda y transferencias de competencias, alguna de las cuales lleva sin reunirse desde 2011. 

"Hay que valorar el tono, que fue una reunión larga, la exquisita educación de Torra, que vino un poco como Miguel Ángel Revilla cuando trae las anchoas a Moncloa", explicaba un miembro del equipo del presidente en referencia al presidente cántabro. En este caso, Torra agasajó a Sánchez con dos libros, uno sobre la cartografía catalana y otro sobre el valle de Arán, además de con una botella de ratafía, un licor de hierbas tradicional. 

"En España no hay presos políticos"

Calvo dio cuenta de los resultados más tangibles de la reunión, que incluyen el compromiso de celebrar una segunda en Barcelona, probablemente en otoño, la presencia del Gobierno el 17 de agosto en el primer aniversario de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils y la retirada de los recursos ante el Constitucional sobre leyes aprobadas por el Parlament de Cataluña. Calvo ha recalcado que sólo se retirarán los que tengan que ver con leyes sociales.

"Queremos una situación de entendimiento, respetando el Estatuto de Cataluña", ha dicho Calvo. 

Pero Calvo también aprovechó para insistir en las posiciones habituales del PSOE y el Gobierno. "No hay presos políticos en nuestro país. Pero esto ya es algo que el president ya sabía, no es ninguna novedad", ha dicho Calvo, recordando que la obligación de todos es cumplir las leyes y la Constitución. 

"La autodeterminación no existe porque Cataluña también formó parte del gran pacto de la Constitución", ha añadido al ser preguntada por un nuevo referéndum de autodeterminación.