Pablo Iglesias e Irene Montero durante su comparecencia en rueda de prensa por la compra de su chalet.

Pablo Iglesias e Irene Montero durante su comparecencia en rueda de prensa por la compra de su chalet. Víctor Lerena EFE Madrid

Política LA POLÉMICA DEL CHALÉ

Pablo Iglesias no es una excepción: los otros líderes de izquierda en Europa también viven como "la casta"

Hay que viajar hasta Uruguay, a la muy modesta casa campestre del expresidente uruguayo José Mujica, para encontrar a un líder de extrema izquierda que haya sido capaz de mantener la coherencia entre aquello que salía de su boca y lo que aparecía impreso con tinta negra en su declaración de bienes.

Iglesias y Montero someten a las bases de Podemos su continuidad

En la práctica –y sólo hay que echarle un vistazo al actual tren de vida del economista y activista antisistema Yanis Varoufakis o al de Anna Gabriel, habitual de las peluquerías de la zona alta barcelonesa, en Suiza– la extrema izquierda europea no ha brillado por su disposición a vivir tal y como defendía en sus discursos. El anticapitalismo sigue siendo una ideología que sólo parece funcionar, en la abstracción de los discursos, cuando le es aplicada al prójimo. Jamás a uno mismo

Jeremy Corbyn (líder del Partido Laborista)

El líder de los laboristas británicos aplaude a sus seguidores.

El líder de los laboristas británicos aplaude a sus seguidores. EFE

El Pablo Iglesias británico es parlamentario en la Cámara de los Comunes desde hace treinta y tres años por el distrito londinense de Islington North. Su salario base es de 76.700 euros, aunque también cuenta con un extra como ganador de su distrito por el que cobra otros 66.300 euros. En total, 143.000 euros anuales. En comparación, la primera ministra Theresa May gana un salario base de 164.000 euros anuales.

Corbyn es propietario de una vivienda en el distrito residencial londinense de Islington. Su precio de mercado es de 744.000 euros, aunque algunos medios británicos han llegado a hablar de un valor de 858.000 euros. Corbyn no tiene coche y se desplaza siempre que puede en su vieja bicicleta de color rojo, aunque desde que fue elegido diputado del partido laborista utiliza con frecuencia el coche oficial que le ha puesto a su disposición la formación

Sahra Wagenknecht (líder parlamentaria de Die Linke)

Sahra Wagenknecht durante un congreso de su partido.

Sahra Wagenknecht durante un congreso de su partido. Peter Ending EFE

La líder visible de Die Linke está casada con un viejo líder del partido, Oskar Lafontaine. Y quizá sea precisamente esa la mayor semejanza con el Unidos Podemos de Pablo Iglesias e Irene Montero. Porque Die Linke tiene menor relevancia en el Bundestag que el partido liderado por Pablo Iglesias, aunque obtiene excelentes resultados en la Alemania del este, donde ronda el 20% de los votos. En la Alemania del oeste, sin embargo, su techo electoral es del 7%. 

Sahra Wagenknecht, hija de alemana e iraní y contraria a la política de puertas abiertas a la inmigración defendida por Angela Merkel, ha declarado oficialmente una asignación parlamentaria de 9.082 euros, a lo que se suma el subsidio que su partido paga a sus líderes parlamentarios y que asciende al 50% de esa cantidad. En total, 13.600 euros mensuales

A esos ingresos hay que sumar los derivados de sus libros, algunos de ellos superventas en Alemania, como Reichtum ohne Gier ("Riqueza sin codicia") o Wahnsinn mit Methode: Finanzkrise und Weltwirtschaft ("Locura metódica: Crisis financiera y economía global")

Wagenknecht no declara propiedades, pero sí varias aportaciones mensuales que se restan a su sueldo. Una de 1.250 euros mensuales a su propio partido, además de su cuota de militante, de 111 euros mensuales. También una donación mensual extra de 500 euros para Die Linke y otra de 230 euros a la asociación de su grupo parlamentario, con la que se financian diversos proyectos sociales y políticos. 

Jean-Luc Mélenchon (líder de Francia Insumisa)

Jean-Luc Mélenchon durante una visita a Badalona.

Jean-Luc Mélenchon durante una visita a Badalona. EFE Badalona

Mélenchon es uno de los líderes de extrema izquierda más acomodados de toda Europa. Su patrimonio inmobiliario declarado asciende a más de 1,3 millones de euros –superior al del presidente Emmanuel Macron– y sus deudas, a unos 165.000 euros.

Ese patrimonio está compuesto básicamente por dos propiedades. La primera de ellas es un apartamento de 110 metros cuadrados en el distrito 10 de París, en la orilla derecha del Sena y uno de los barrios con un mayor porcentaje de población extranjera de la ciudad. El valor estimado de ese apartamento, que Mélenchon compró en 2014, es de 837.000 euros

La segunda de esas propiedades es una casa rural de 150 metros cuadrados construida en el Loiret, uno de los departamentos del Valle de Loira, a ciento sesenta kilómetros de París. La casa tiene un valor aproximado de 190.000 euros. 

Además, Mélenchon, antiguo profesor de escuela que abandonó la educación para convertirse en político profesional hace ya más de treinta años, es titular de varias cuentas corrientes en el banco Crédit Mutuel que suman más de 100.000 euros. Su sueldo como parlamentario es de casi 12.000 euros al mes.

Luigi di Maio (líder del Movimiento 5 Estrellas)

Luigi di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas italiano.

Luigi di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas italiano. EFE

No existe en Italia un partido de extrema izquierda populista con el mismo nivel de apoyo del que disfruta Unidos Podemos en España. El Movimiento 5 Estrellas, liderado oficialmente por el jovencísimo Luigi di Maio y extraoficialmente por el cómico Beppe Grillo, es lo más cercano a la formación de Pablo Iglesias e Irene Montero. Es decir, un partido abiertamente populista cuyo programa electoral oscila entre esa extrema izquierda que pide el fin de las políticas de austeridad y esa extrema derecha que se opone a las sanciones a Rusia, que se declara euroescéptica y que rechaza frontalmente la política de fronteras abiertas a la inmigración defendida por Angela Merkel

Luigi di Mao, vicepresidente del Parlamento italiano desde 2013 y líder del M5E desde 2017, es, si hemos de hacer caso a la declaración de transparencia publicada en la página web de la Cámara, el más austero de los líderes populistas europeos. O al menos lo era hasta hace apenas unos meses.

Sin propiedades, ni coche, ni rentas adicionales, Luigi di Maio declara únicamente su sueldo como diputado, de 98.471 euros anuales, y las correspondientes retenciones de 35.512 euros. Teóricamente, buena parte de ese sueldo es donado al partido, como también hacen los diputados de Unidos Podemos.

La polémica saltó hace apenas unas semanas, cuando el diario Il Messagero se hizo eco de la posible compra por parte de di Maio de una propiedad en la Via del Colosseo "con vistas al Coliseo y a tiro de piedra de los Fori Imperiali". Es decir, en la zona más noble de la capital italiana.

La noticia no ha sido confirmada oficialmente, aunque tampoco negada. Los blogs asociados al M5E han defendido al líder de su partido de una forma muy parecida a como lo han hecho los militantes de Podemos en las redes sociales: "Es su dinero, hace lo que quiere con él y al menos no lo ha robado, como otros"