La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en una imagen de archivo.

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en una imagen de archivo.

Política EN EL SENADO

Santamaría acusa a Puigdemont de querer recuperar la Generalitat para "instalar la tiranía"

La 'número dos' del Ejecutivo ha recordado que "no tiene sentido" someter a "los catalanes y a las instituciones" a "esta presión".

Apenas unas horas antes de que Mariano Rajoy reúna a sus ministros en un consejo extraordinario para aprobar el recurso para invalidar la Ley de Presidencia con la que la Generalitat pretende investir de nuevo presidente a Carles Puigdemont, la vicepresidenta del Gobierno ha asegurado en el Senado que esta ley "es el último punto de agonía" a la que "algunos" están "sometiendo las instituciones en Cataluña".

Rajoy convoca este miércoles un Consejo de Ministros extraordinario

Soraya Sáenz de Santamaría ha insistido en que cuando "un piensa en uno mismo" lo que pretende "no es gobernar en una democracia, es volver a instalar la tiranía". La 'número dos' de Ejecutivo de Rajoy ha recordado que "no tiene sentido" someter a "los catalanes y a las instituciones" a "esta presión".

La vicepresidenta ha pedido al presidente de la Cámara catalana Roger Torrent "que se ponga a trabajar" para que en Cataluña las instituciones "recuperen" la normalidad. Santamaría insistió en que "dentro de la ley" cabe "cualquier opción, pero dentro de la ley". Los gobernantes deben "asistir a nuestro puesto de trabajo, a los debates, someterse a control y dar explicaciones a los ciudadanos".

En la sesión de control en el Senado, también el presidente del Gobierno hizo alusión al expresidente Carles Puigdemont. Mariano Rajoy mantuvo un durísimo enfrentamiento con los senadores independentistas presentes en e pleno y les acusó de estar "en bucle" por culpa de los "intereses personales" del líder cesado y huido.

En la misma línea que la vicepresidenta, el jefe del Ejecutivo instó a ERC a que se ocupe de una vez por todas de la política en Cataluña y de todos sus ciudadanos a través de la formación de un Gobierno legal. "Ni el Estado ni el Gobierno ni los jueces ni esta Cámara son culpables de que ustedes sean incapaces de formar Gobierno ni de que estén sometiendo a toda la ciudadanía catalana a los intereses personales de un solo individuo".