Ignacio Aguado, de Ciudadanos.

Ignacio Aguado, de Ciudadanos. Zipi Agencia EFE

Política CRISIS EN MADRID

Cs retirará su confianza a Cifuentes pero no estará en la foto de la moción de censura con Podemos

Ignacio Aguado reproducirá con la crisis del máster la estrategia que el partido naranja utilizó en Murcia hace ahora un año.

Ciudadanos seguirá desgastando a Cristina Cifuentes, pero no precipitará su caída. El líder naranja en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, no apoyará la moción de censura que el PSOE ha anunciado contra la presidenta regional. Los votos de Ciudadanos son indispensables para que prospere la moción, pero Ciudadanos no quiere una foto con Podemos y la cabeza de Cifuentes en una bandeja de plata. PSOE y Podemos suman 64 escaños, a uno de la mayoría absoluta obligatoria para ganar la moción.

Aguado ha sido muy crítico con las prisas de PSOE y Podemos por repartirse "las sillas" de Madrid. Y se prepara para resistir los embates de la izquierda en las próximas semanas. "Aguantaremos", dicen fuentes del partido naranja. Pero el rechazo a la moción no significa que Ciudadanos se dé por satisfecho con las explicaciones de Cifuentes sobre su máster universitario. El partido, según ha sabido este diario, retirará su confianza a la presidenta. Lo que podría traducirse políticamente en la ruptura del pacto de investidura que Ciudadanos y el PP tienen en la Comunidad de Madrid. 

"No vamos a precipitarnos como PSOE y Podemos, más preocupados por repartirse los sillones de la Puerta del Sol que por saber qué ha pasado. La estabilidad de la Comunidad y el futuro de siete millones de madrileños merecen que actuemos de forma responsable y que sepamos la verdad antes de tomar decisiones", dijo Aguado durante su discurso en la Asamblea, en el que parecía presagiar que la izquierda presentaría una moción de censura.

Aguado pide una comisión de investigación sobre el máster de Cifuentes

Estrategia similar a Murcia

La estrategia política es Ciudadanos es similar a la que utilizó para desbancar al ex presidente de Murcia Pedro Antonio Sánchez hace ahora un año. Hay una diferencia fundamental con el caso murciano. Sánchez estaba imputado por varios delitos de corrupción. Cifuentes, no. Por eso, Aguado quiere ir con calma, sabedor también de que su partido pelea por un electorado que es el de Cifuentes también. Una encuesta de SocioMétrica para EL ESPAÑOL, publicada este miércoles, asegura que Aguado podría ganar hoy las elecciones a Cifuentes.

Lo que ha hecho el líder naranja en Madrid es pedir una comisión de investigación para que la presidenta y los responsables de la universidad Rey Juan Carlos declaren bajo juramento. La petición no cuenta con el respaldo del PSOE, que ha elegido la vía de la moción de censura. Pero Ciudadanos entiende que es la vía para aclarar si Cifuentes cursó el famoso máster, hizo su trabajo o lo falsificó. La presidente ofreció este miércoles algunas pistas y dejó entrever que ni asistió a clases ni hizo los exámenes porque tenía un acuerdo con los profesores.

El entorno de Aguado dice a EL ESPAÑOL que no quiere adelantar acontecimientos, pero son conscientes de que el desgaste que sufre Cifuentes puede acabar salpicándoles. A partir de ese momento y si Ciudadanos entiende que la presidenta no ha podido disipar las dudas sobre el máster que cursó hace unos años, tiene en su mano romper el acuerdo de investidura. 

Queda poco más de un año para las elecciones autonómicas de mayo del 2019 y la legislatura está prácticamente agotada. Esta situación podría dejar Madrid sin Presupuestos para el año que viene. Cifuentes siempre podría prorrogarlos. La relación entre el PP y Ciudadanos en la Comunidad de Madrid siempre ha sido tensa, pero los dos grupos han conseguido aprobar tres Presupuestos juntos.

Reunión con Gabilondo 

Aguado se reunirá con el portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, en la ronda de contactos que tiene previsto iniciar con el resto de los grupos. Gabilondo ha dicho que su objetivo es devolver a la Comunidad de Madrid la transparencia y la normalidad democrática para que en las elecciones de 2019 gane "quien tenga que ganar". 

La intención de los socialistas es presentar "inmediatamente" la iniciativa para que se debata en un plazo de entre cinco y 20 días. La estrategia del PSOE es compartida por Podemos, que el año pasado ya presentó su propia moción de censura. Naufragó por los votos en contra del PP y Ciudadanos y la abstención del PSOE.