El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el de Cs, Albert Rivera, en una imagen de archivo.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con el de Cs, Albert Rivera, en una imagen de archivo. Efe

Política PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO 2018

Rajoy cederá ante Cs y el PNV y presentará un Presupuesto para que no cunda el desgobierno

El Gobierno quiere presentar su proyecto a finales de marzo para que puedan estar aprobados antes de que termine junio. 

El presidente del Gobierno está convencido de que podrá aprobar las cuentas de este año y superar por fin el veto velado que le ha puesto PNV y Ciudadanos. El Ejecutivo ha destensado la cuerda que inevitablemente le une con el partido de Albert Rivera y con el de Andoni Ortuzar para poder sacar adelante unos presupuestos que contenten a todos y evitar así que cunda el desgobierno.

La tensión que se respiraba entre partidos la semana pasada indicaba que prácticamente era imposible cerrar un gran pacto que permitiera sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. De hecho, Ciudadanos se mostraba cada vez más frío a la hora de respaldar al Gobierno y condicionaba su apoyo a que dimita la senadora del PP Pilar Barreiro, que ha declarado ante el Tribunal Supremo por un presunto delito de corrupción en la Operación Púnica. El PNV supeditaba su respaldo a que se normalice la situación política en Cataluña.

Montoro asegura que los Presupuestos se aprobarán antes de Semana Santa

Hartos de la espantada de la oposición, el entorno del presidente recordaba la semana pasada que la Constitución recoge que los Presupuestos se pueden prorrogar eternamente, ya que la Carta Magna no marca una fecha límite para disolver las Cortes si un Ejecutivo no es capaz de sacar adelante las cuentas del año. "Se puede gobernar con los presupuestos prorrogados 150 años". La afirmación, hecha por un asesor muy cercano al presidente, escondía una amenaza velada: Rajoy es el único que tiene potestad para convocar elecciones y lo hará cuando lo considere oportuno.

La tensión se ha rebajado

Sin embargo, la relación entre Ejecutivo y oposición ha mejorado esta semana. En la sesión de control del miércoles, Mariano Rajoy aseguró ante una pregunta de Pablo Iglesias que su intención era "presentar el proyecto a tiempo". La fecha con la que trabaja ahora el Gobierno es presentarlas a finales de marzo, en el último consejo de ministros antes de Semana Santa, y que puedan estar aprobados antes de que termine junio. Un ejercicio similar a lo que sucedió en 2017.

La oposición también ha rebajado la tensión en los últimos días. De hecho, fuentes de Ciudadanos aseguran que "nosotros siempre hemos querido que Rajoy no prorrogue indefinidamente los Presupuestos". Una de las condiciones de la formación de Albert Rivera para dar su respaldo a las cuentas del Gobierno es que 500 millones estén destinados para equiparar el sueldo de la Policía Nacional y Guardia Civil con los Mossos d´Esquadra.

La tensión de la calle

El objetivo prioritario de este semestre para el Gobierno es precisamente sacar adelante este proyecto para así calmar a la calle. De hecho, al Ejecutivo le ha preocupado mucho la imagen de miles de jubilados en las calles protestando por unas "pensiones dignas". Además, ningún dirigente del Partido Popular ha secundado públicamente el argumentario interno que ha distribuido Génova que tilda la manifestación feminista del 8 de marzo de "insolidaria" y "elitista". Conscientes de que es una huelga que conecta mucho con la sociedad, sus dirigentes han eludido hacer declaraciones que puedan perjudicar aún más la dañada imagen del Partido Popular.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, es el encargado de tender puentes con la oposición para desencallar finalmente el enfrentamiento encarnizado que han protagonizado en las últimas semanas. Rajoy sabe perfectamente que ningún gobierno puede aguantar en pie una legislatura con los presupuestos prorrogados año tras año por mucho que la Constitución no obligue a ello y por eso ha dado la orden de rebajar la tensión para poder inmortalizar la deseada foto del acuerdo. Su objetivo sigue siendo agotar la legislatura.