Albert Boadella, durante la convocatoria de la manifestación por Tabarnia.

Albert Boadella, durante la convocatoria de la manifestación por Tabarnia. Efe

Política ALBERT BOADELLA

Los promotores de Tabarnia convocan una manifestación para el 25 de febrero

Animan a los constitucionalistas de todos los rincones de España a inundar Barcelona para frenar al nacionalismo.

Los promotores de Tabarnia han convocado una gran manifestación en Barcelona para el domingo 25 de febrero. La cita se ha anunciado en Madrid en una abarrotada rueda de prensa en la que se ha invitado a "todos nuestros compatriotas a que os unáis a nosotros". En la manifestación habrá una ofrenda a Rafael de Casanova, el último conseller en cap (consejero jefe), máxima autoridad de barcelona y un icono del catalanismo desde hace siglos.

El presidente de Tabarnia, Albert Boadella, animó a todos los constitucionalistas a llenar las calles de Barcelona para decir basta a un nacionalismo que "ha sabido acomplejarnos". Además, destacó que al independentismo el "victimismo les ha salido fantásticamente". 

Ante un público entregad, Boadella gritó "¡viva Tabarnia, que es lo mismo que decir viva España!" y recordó que el humor que se ha instalado alrededor del fenómeno de Tabarnia "debe ser práctico, debe servir para algo". Porque el humor debe ser el antídoto "frente al fundamentalismo". El orador subrayó con grandes dosis de ironía que los tabarneses "no queremos rasgos diferenciales: queremos ser igual que los señores de Zaragoza, de Cáceres, de Marsella o incluso de Bruselas".

Boadella reprochó a "los distintos" gobiernos españoles de haber llegado hasta este punto. "Cuando el incendio ha sido imparable, ha tenido que intervenir el Estado para parar esto. Pero el 155 es la puntita nada más". Sobre el expresidente fugado, Carles Puigdemont, el cómico destacó que en una escuela de payasos "sería desechado. No sería un buen alumno mío".

Los promotores de Tabarnia quisieron denunciar también las subvenciones que la Generalitat aportan a distintos portales "para su propaganda". Además, apostaron por "aprovechar" TV3 y convertirla de verdad en una televisión pública. Boadella reprochó a "los distintos" gobiernos españoles de haber llegado hasta este punto. "Cuando el incendio ha sido imparable, ha tenido que intervenir el Estado para parar esto. Pero el 155 es la puntita nada más". Sobre el expresidente fugado, Carles Puigdemont, el cómico destacó que en una escuela de payasos "sería desechado. No sería un buen alumno mío".