Agentes de la Policía Nacional precintan un colegio el 1 de octubre

Agentes de la Policía Nacional precintan un colegio el 1 de octubre EFE

Política

El juez que investiga las cargas policiales: “No era ilegal” votar el 1-O

Afirma que, aunque los agentes cumplían con su deber, eso no significa “carta blanca a un exceso policial”. Investigan más de 100 denuncias

Alejandro Requeijo

El juzgado de instrucción número 7 de Barcelona que investiga decenas de denuncias presentadas por ciudadanos contra los policías del 1-O defiende que no fue ilegal participar en el referéndum y limita el carácter ilícito de la consulta a su organización. Añade que esos votos no tenían “ningún efecto jurídico relevante” una vez que el Tribunal Constitucional anuló el referéndum.

“No es ilegal ni ilícito que los ciudadanos, convocados por su administración autonómica, se dirigieran a los puntos de votación que se les indicó en un establecimiento público abierto al efecto a reunirse o a realizar cualquier actividad que allí se hubiera programado, incluído depositar un papel sin valor legal alguno en una urna”, explica en su auto el titular del juzgado número 7 de Barcelona.

Esta es la respuesta del Juzgado al argumento esgrimido por la Fiscalía, según la cual, el derecho de reunión el 1-O se ejerció en contra de la decisión del TC, que había anulado la celebración de la consulta. “La discrepancia sobre este punto es total”, replica el magistrado.

A la hora de investigar las denuncias contra los policías, el auto incluye una relación de las denuncias presentadas desglosadas a través de 26 lugares en los que actuaron los agentes siguiendo las órdenes del propio TSJC para impedir la celebración del referéndum. Según el tribunal, la cifra -que supera la centena- podría seguir aumentando los próximos días.

“Si bien es cierto que los agentes se encontraban en el desarrollo de sus funciones y cumpliendo un mandato judicial, no debe evitarse el análisis de lo ocurrido para comprobar o descartar la proporcionalidad en el uso de la fuerza”, argumenta el juez, al tiempo que recuerda que, en todo caso, se trataría de delitos leves. Alega el magistrado que el hecho de que los agentes estuvieran cumpliendo con su deber, no significa que tengan “carta blanca”.

Estas actuaciones parten de una denuncia presentada por la Generalitat de Cataluña por los hechos del 1-O. El Juzgado de Instrucción número 7 que dirige el magistrado Francisco Miralles será el que canalice todas las denuncias presentadas.

El auto afirma que paralelamente a las denuncias presentadas se han recibido un total de 99 partes de lesiones, la mayoría de ellos por hematomas o erosiones. De entre todos los casos sólo hay dos heridos graves, según el juez. A instancias del propio Juzgado la Policía Nacional ha remitido un informe sobre los puntos en los que intervinieron los agentes. Afirman que 20 policías también fueron heridos, aunque no precisan cómo se produjeron esas heridas.