El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, comparece ante la Comisión de Justicia del Congreso en presencia de su presidenta, Margarita Robles, para aclarar la gestión del caso Lezo

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, comparece ante la Comisión de Justicia del Congreso en presencia de su presidenta, Margarita Robles, para aclarar la gestión del caso Lezo Efe

Política

El fiscal general elogia la "valentía" de Moix y dice que su elección ha sido "un acierto"

Maza defiende en el Congreso que "los hechos son que no se ha paralizado ninguna causa" de corrupción y critica que se extienda un "injustificado manto de sospecha"

El fiscal general, José Manuel Maza, ha realizado en la Comisión de Justicia del Congreso una encendida defensa del fiscal jefe anticorrupción, Manuel Moix, al tiempo que ha calificado de "increíble", "delirante" e "injusto" que se afirme que persigue proteger al partido en el Gobierno en las múltiples causas judiciales por corrupción que le afectan al PP.

Maza no dimite ni cesa a Moix

Maza ha dejado claro que "comparte" la visión de Moix sobre cómo tiene que trabajar la Fiscalía Anticorrupción y ha subrayado "el acierto de su designación al comprobar su valentía y firmeza al servicio de la sociedad, del Estado de Derecho y de las garantías de todos los ciudadanos".

"No hay un solo dato objetivo, al margen de elucubraciones, de que ningún procedimiento de corrupción se haya visto paralizado durante este breve tiempo de mandato de Moix de manera que tenga que arrepentirme de su designación", ha dicho.

El fiscal general ha criticado las informaciones"falsas" e "infundadas" que, a su juicio, están dando una "injusta imagen" de la Fiscalía, extendiendo un "injustificado manto de sospecha". Según ha dicho, las discrepancias sobre la operación Lezo se limitaron a "una discusión técnica sobre el fraccionamiento de la investigación valorando la naturaleza de los delitos, pero en modo alguno olvidando perseguir todas las infracciones".

También ha expresado su "queja por la injerencia constante en nuestra tarea, sin dejarnos hacer nuestro trabajo sosegadamente y generando una injusta desconfianza en la opinión pública".

Ésta es la segunda comparecencia parlamentaria del fiscal general en dos meses. Aunque pidió a los grupos de la oposición que se fijen en "los hechos" por que "son tozudos", de nada le valió.

Todos los portavoces, menos el del PP, criticaron al fiscal general por su "seguidismo" del Gobierno después de que Maza les recordara que el fiscal jefe de Murcia -cuyo nombramiento fue criticado en su anterior comparencia- ha mantenido "y ampliado" las imputaciones contra los dirigentes del PP en esa comunidad, subrayara que Anticorrupción acaba de presentar una querella contra el hermano del ministro Montoro y la Fiscalía de Madrid se ha querellado contra la delegada del Gobierno.

Los portavoces de Compromis y Ciudadanos han pedido que Moix sea cesado y los de ERC y Podemos reclamaron que, además de la destitución del fiscal anticorrupción, el fiscal general dimita. El portavoz socialista, Juan Carlos Campo, ha manifestado que su grupo ha "reprobado" a ambos "por tener algo más que la duda razonable de que todo esto está urdido por el Gobierno y gestionado por el fiscal general".

Catalá también ha defendido a Moix

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, que compareció ante la Comisión después de Maza, hizo también una defensa cerrada de Moix, al que calificó de "profesional intachable y reconocido por sus compañeros".

"Acusar a un fiscal de dificultar la investigación y de impedir que se lleven a cabo actuaciones es de lo más grave que se puede acusar a un fiscal, eso es prevaricación", ha reprochado el ministro a los diputados de la oposición, que han insistido en sus críticas tanto al jefe de la Fiscalía Anticorrupción como al fiscal general.

"No sé si ustedes miden bien las palabras", ha añadido, "quizás la inmunidad parlamentaria les ayuda, pero acusar a un fiscal de no hacer su trabajo y más bien de impedir que desarrollen procesos de investigación me parece muy serio".

El ministro ha negado toda interferencia en cualquier asunto judicial y ha pedido que quien tenga pruebas de lo contrario lo demuestre.