López, con el expresident José Montilla y Miquel Iceta, líder del PSC.

López, con el expresident José Montilla y Miquel Iceta, líder del PSC. EFE

Política EL FUTURO DEL PSOE

Comienza la batalla en el PSOE por el voto de los 19.000 militantes del PSC

Patxi López se adelanta a sus rivales con una puesta de largo ante dirigentes socialistas catalanes.

Daniel Basteiro

Enterrado el conflicto, comienza la carrera. Patxi López ha sido el primer candidato al liderazgo del PSOE en hacer campaña y exponer su proyecto en Cataluña. Lo hizo este miércoles, antes incluso de que el PSOE y el PSC firmen por escrito la paz tras meses de desavenencias por el comportamiento de los dirigentes catalanes en el Comité Federal y su "no" a Mariano Rajoy en contra de los mandatos del órgano. En juego está el voto de los 19.000 militantes catalanes que tendrán derecho a voto en las primarias del PSOE.

En un desayuno informativo, López pidió "parar las máquinas para evitar la tragedia" de un enfrentamiento frontal y de consecuencias más graves entre las instituciones de Cataluña y las del conjunto del Estado. 

"Frente al evidente choque de trenes, aunque no tengamos una solución inmediata, parar las máquinas. Es un pacto para darnos tiempo. Es un pacto para evitar el desastre. No planteo decisiones o renuncias", dijo ante varios dirigentes del PSC, entre ellos su líder, Miquel Iceta, que ha anunciado que acompañará a todos los candidatos pero que no apoyará públicamente a ninguno. A la cita no faltaron el expresident y senador José Montilla y el portavoz en el Ayuntamiento de Barcelona y teniente de alcalde, Jaume Collboni

Cataluña, nación cultural

Por la tarde, López definió a Cataluña como nación cultural, algo que, recordó, se encuentra reflejado para Andalucía en el estatuto, pero rechazó cualquier acepción de nación que conlleve "una soberanía exclusiva política que da pie a la consecución de un Estado".

López no se separa ni un ápice del consenso socialista sobre Cataluña, que incluye reconocimientos para la singularidad histórica, lingüística y cultural, una mejor financiación y una reforma de la Constitución que voten todos los españoles. En ese sentido, López se distanció de la propuesta de Iglesias de un referéndum sobre la independencia donde voten todos los españoles y destacó que él prefiere votaciones "que refrendan acuerdos", no que pueden romper Estados. También evitó mentar el "carácter plurinacional" del Estado reivindicado por Pedro Sánchez.

El candidato vasco se distanció de las tesis de la actual dirección del PSOE. En el pasado ha criticado el censo previo en el que los militantes del PSC, jurídicamente un partido distinto, tendrán que inscribirse si quieren votar al nuevo líder del PSOE. Este miércoles reprochó también que el partido en Cataluña pueda no disponer de autonomía para hacer pactos y que, en virtud del nuevo acuerdo con el PSOE, que se presentará la semana que viene, deba consultar.  "Si el PSOE defiende un modelo federal para España debe aplicarlo también a su funcionamiento interno", ha dicho. 

El reparto de fuerzas

A López se le presupone un menor apoyo que a Pedro Sánchez en Cataluña. No en vano, Sánchez abanderó el "no" a Rajoy y dimitió como diputado mientras que el diputado vasco se quedó en la primera parte y finalmente se abstuvo en la investidura mientras los siete diputados catalanes mantuvieron su rechazo. Sánchez cuenta también con el apoyo explícito de Núria Parlon, la alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet, que logró el 46% de votos en las primarias por el liderazgo del PSC hace tan solo unos meses. 

Sin embargo, López apuesta por aplicar en Cataluña el discurso que enarbola en el resto del país: para evitar el choque de trenes en el partido y que del congreso interno salga un PSOE dividido, es necesario apostar por una vía central: la suya. En ese sentido, López apela a la sensatez de los que en Cataluña crean que con Sánchez no hay "día después", según el equipo del diputado vasco. López estaría convenciendo a algunos dirigentes para que le apoyen, según algunas fuentes, que citan entre los cortejados a Meritxell Batet, cabeza de lista por Barcelona. 

Fuentes del PSOE advierten también de que, una vez Susana Díaz haga su anuncio, hará una demostración de fuerza. Hay comarcas importantes que podrían apoyar a la dirigente andaluza e incluso algún alcalde muy destacado, explican estas fuentes.