Pablo Iglesias, durante Vistalegre II.

Pablo Iglesias, durante Vistalegre II. Efe

Política PODEMOS

Afines a Iglesias ultiman una lista para desalojar al barón que lo comparó con Sadam y Franco

El errejonista Antonio Montiel tendrá que competir por el control del partido morado en Valencia frente a una candidatura con diputados autonómicos y senadores que apoyaron al secretario general. 

Alberto Lardiés

El secretario general de Podemos en la Comunidad Valenciana, Antonio Montiel, tendrá difícil seguir en su cargo. Los sectores pablista y anticapitalista de la citada región están preparando una candidatura alternativa para hacerse con el poder en la II Asamblea Ciudadana de Valencia que se celebra el 14 de mayo. En la última campaña interna ante Vistalegre 2, Montiel se alineó con Íñigo Errejón y llegó a comparar a Pablo Iglesias con los dictadores Sadam Husseim y Francisco Franco por su “cesarismo”.

No se trata de una vendetta política por haber apoyado a Errejón, ni siquiera por aquellas gruesas palabras, aducen fuentes del partido morado. La división entre las diferentes familias de Podemos en Valencia se ha acentuado desde hace meses. Y ha llegado al paroxismo en las últimas semanas. Más de cuatrocientos cargos pablistas o anticapitalistas de Podemos han suscrito el manifiesto "Actualizar Podem, profundizar el cambio", donde se censura el excesivo poder de Montiel y se piden cambios de calado en la formación.

El grupo de críticos

Entre los firmantes de dicho texto se encuentran las caras visibles del proyecto alternativo al actual barón de Podemos. Uno de los rostros visibles es la diputada autonómica Sandra Mínguez, que respaldó sin fisuras a Pablo Iglesias y hasta hizo campaña a su favor de cara a Vistalegre 2. Otro de los baluartes del grupo crítico es el secretario general de Podemos Castellón y diputado autonómico, César Jiménez.

También han firmado el texto Jaime Paulino, Pascual Pérez y José Vicente Bustamante, quienes lideran el partido morado en las ciudades de Valencia, Alicante y Elche, respectivamente. Los senadores Ferrán Martínez y Vicenta Jiménez -que iba en el puesto 50 de la lista pablista Podemos para Todas en Vistalegre 2- y el diputado autonómico Antonio Estany también se encuadran en este grupo. No está claro todavía quién de este grupo de críticos con Montiel liderará la lista alternativa a uno de los barones errejonistas (los otros dos son Nagua Alba, en el País Vasco, y Óscar Urralburu, en Murcia).

Prueba de la tensión y la división existente es que en la última reunión del Consejo Ciudadano valenciano -celebrada diez días atrás- este grupo de críticos amagó con un intento de forzar la dimisión de Montiel y el resto de la dirección actual. En el cónclave se vivieron momentos muy duros cuando el propio secretario general autonómico censuró con vehemencia a sus críticos, según publicó el diario Levante. Finalmente, este órgano convocó la citada Asamblea Ciudadana para el próximo 14 de mayo. 

No habrá apoyo explícito

En esa fecha se librará la batalla definitiva por el control de Podemos en Valencia. Todavía el grupo crítico no tiene a un candidato elegido, o prefieren esconder su identidad para que no se queme antes de tiempo. Y ni siquiera Montiel ha confirmado que vaya a presentarse a la reelección. Pero unos y otros trabajan con el escenario de un enfrentamiento fratricida, a imagen y semejanza de lo que ocurrió previamente a nivel nacional. Entonces, los errejonistas fueron derrotados con claridad. Habrá que ver qué ocurre en Valencia, donde el antiguo número dos de la formación de los círculos siempre ha gozado de un gran predicamento entre las bases. 

En todo caso, la candidatura del sector pablista no tendrá un apoyo explícito de la dirección nacional de Podemos. Fuentes oficiales de la formación morada explican a EL ESPAÑOL que Pablo Iglesias tiene por norma no inmiscuirse -con su apoyo o su crítica- en los procesos autonómicos. "Pablo se cree la descentralización de Podemos y no influirá en lo que ocurra ni en Valencia ni en ningún otro territorio", explican estas fuentes. 

No tienen la misma opinión en el sector de afines a Errejón. Ellos recuerdan que Iglesias sí movió ficha a favor de una candidatura determinada en las primarias de Madrid, cuando Ramón Espinar contó con el apoyo del líder y derrotó a Rita Maestre.

Sea como fuere, en dos meses y medio se verá qué sucede en Valencia, uno de los territorios más importantes para Podemos.