Política IZQUIERDA POLÍTICA

El sector crítico de IU acusa a Garzón de "podemizarse"

Una corriente de IU Madrid se moviliza contra el líder, que afirma "no ser patriota de mi partido". 

Noticias relacionadas

Alberto Garzón comparte en gran medida la estrategia política de Pablo Iglesias. Algo que quedaba claro el pasado viernes en un acto conjunto de ambos líderes políticos. Una semana antes, el coordinador federal de IU presentaba ante sus correligionarios la hoja de ruta que guiará a su partido en los próximos meses. Y en sus planes está la "movilización social", que coincide con lo que plantea el secretario general de Podemos. Ante estos hechos, la corriente crítica "Reconstrucción IU Madrid", capitaneada por la eurodiputada Paloma López, se está movilizando contra Garzón, al que acusa precisamente de "podemizarse".

El pasado viernes Garzón e Iglesias protagonizaron el acto "Espacios del cambio", celebrado en la facultad de Filosofía de la Universidad Complutense, donde los líderes de IU y Podemos compartían cartel con Yolanda Díaz, de En Marea, y Xavi Domènech, de En Comú. Allí, el coordinador federal de Izquierda Unida abogaba una y otra vez por reforzar la confluencia con Podemos. Incluso, llegaba a declarar que "yo no soy un patriota de mi partido, sino de mi ideología" y arremetía contra "el fetichismo de las organizaciones", en velada referencia tanto al sector de IU reacio a aliarse con Podemos como a la corriente que lidera Íñigo Errejón en el partido morado.

A los críticos de IU no les gustó nada esta postura. Y llovía sobre mojado porque unos días antes, el sábado 14 de enero, se reunió en Madrid la Coordinadora Federal de IU, órgano de debate y dirección de la formación. Ante sus compañeros de filas, Garzón presentó su Informe de Coyuntura Política. Un informe centrado en "una tarea estratégica de movilización social, que va más allá del Parlamento, con una fuerte presencia en el territorio y en las calles”.

"Romper con el régimen del 78"

Para el coordinador federal de IU, esas protestas en la calle son la principal herramienta para “construir una base social que nos permita crear la transformación necesaria en nuestro país para mejorar la vida de la gente, para que las víctimas de la crisis nos movilicemos y organicemos como bloque político y social capaz de romper con el régimen del 78 y con la dinámica del capitalismo”. 

Esta tesis central en la estrategia de Garzón es muy similar a lo que propone Iglesias como línea a seguir en Podemos a partir de Vistalegre II, la decisiva Asamblea Ciudadana que se celebrará entre los días 10 y 12 de febrero y que marcará el rumbo del partido de los círculos. 

Iglesias quiere que los diputados de Podemos sean "activistas" sociales, con fuerte presencia en las protestas en las calles. El líder de Podemos quiere llevar sus demandas políticas a las movilizaciones sociales, algo que le aleja del planteamiento más institucional de su número dos, Íñigo Errejón, que en su propuesta para Podemos critica precisamente la alianza electoral con IU. El secretario general de Podemos apuesta, en cambio, por reforzar los lazos de colaboración con Garzón. 

Contestación interna en IU

En IU, Alberto Garzón cuenta con el respaldo mayoritario de la citada Coordinadora Federal. Su estrategia no parece correr peligro, ni mucho menos, pero también es cierto que en IU hay contestación interna estos planteamientos. En Madrid, la corriente "Reconstrucción IU Madrid", muy crítica con los planteamientos del líder del partido, ha iniciado una intensa campaña para que en la región no se tome el rumbo que desean Garzón y sus afines. 

La eurodiputada Paloma López es la cabeza visible de este sector de IU que no confía en los planes de Garzón. En sus comunicados contra los estatutos recién aproados en Madrid, esta corriente critica a la dirección nacional que lidera Garzón, a la que acusa de mantenerse en "una línea de podemización" y de "vaciar de sentido la militancia en IU", entre otras cosas. Este grupo está íntimamente relacionado, a nivel nacional, con la plataforma "IU Sí, con más fuerza", que, como ya ha contado este diario, se opone a cualquier tipo de unión orgánica con Podemos y reivindica la plena autonomía de IU. 

En este clima de división, se antoja clave la primera reunión de la asamblea de la federación madrileña de IU, que se celebra el próximo 28 de enero. Según han publicado varios medios, los dirigentes de IU Madrid, afines a Garzón, planean precisamente reforzar los lazos de colaboración con Podemos. Justo lo contrario a lo que, como se ha dicho, defiende el sector crítico