Isabel Díaz Ayuso y Carolina Darias.

Isabel Díaz Ayuso y Carolina Darias. Gtres

Madrid CORONAVIRUS

Ayuso teme una auditoría parcial de Sanidad que salve al Ministerio y condene a Madrid

La ministra presentará a los candidatos para conformar el comité de expertos independientes el día 30 y Madrid quiere participar en el proceso. 

14 mayo, 2021 02:19

Noticias relacionadas

El Ministerio de Sanidad cumplirá su promesa y creará un comité evaluador de la pandemia del coronavirus el próximo 30 de junio. Un equipo de profesionales, todavía por nombrar, estudiará los fallos de gestión del propio Gobierno y de las Comunidades Autónomas durante la crisis sanitaria de la Covid-19.

La decisión, esperada por la oposición, los profesionales sanitarios y el propio Ministerio (Salvador Illa prometió su creación en el mes de octubre), genera recelos en algunos gobiernos autonómicos. Y es que, aunque todavía no se conozca cómo se va a elaborar el grupo de expertos independientes, se teme que Sanidad pueda usarlos con fines partidistas.

Así lo trasladan fuentes de la Comunidad de Madrid. Desde que se inició la pandemia, Isabel Díaz Ayuso vive una guerra (a veces fría) con el Ministerio de Sanidad por su manera de enfrentarse a la Covid.

El problema es que, cuando se planteó por parte de Salvador Illa la creación del comité de expertos, se habló de técnicos designados por cada comunidad autónoma y organizados por la secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón. Algo que, ahora mismo, está en duda.

Este mismo miércoles la ministra de Sanidad, Carolina Darias, hablaba de que presentaría a las Comunidades Autónomas el listado de los integrantes que conformarían el órgano evaluador durante el Consejo Interterritorial del 30 de junio. La titular no confirmóa si sería un conjunto de nombres decidido junto con los consejeros (como planteó Salvador Illa) o a dedo e impuestos por el Ministerio de Sanidad.

Así las cosas, Madrid muestra cierta desconfianza sobre la posible asignación de árbitros parciales que puedan acabar estigmatizando su modelo para frenar la epidemia, menos restrictivo y con limitaciones por barrios, no provincial.

Según ha podido saber EL ESPAÑOL, el interés del Ejecutivo regional es, al menos, incorporar a un experto para saber cómo funciona la comisión y saber si es un órgano imparcial como se comprometió el exministro Salvador Illa.

Madrid y Sanidad

El choque entre el Ejecutivo y el gobierno regional se ha hecho patente en varias ocasiones. Dos de las más significativas,o cuando se pusieron en duda los datos de contagiados y fallecidos de Madrid y cuando Sanidad impuso un estado de alarma a la Autonomía. De hecho, ese cara a cara llegó hasta los tribunales, aunque todavía no hay una resolución en firme.

El consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, explicaba en una entrevista a EL ESPAÑOL que ellos nunca habían atacado y que se habían "defendido" del Gobierno. Para Escudero, sus decisiones de “tantear” la compra de la vacuna rusa Sputnik no eran una deslealtad, sino una forma de “adelantarse” al trabajo que debía de haber hecho el departamento de Carolina Darias.

Modelo Ayuso

Lo que es cierto es que Madrid ha tenido una manera diferente de gestionar la Covid-19 que será un punto polémico en el análisis sanitario. Primero por su manera de cortar las transmisiones. Mientras otras Autonomías han utilizado medidas muy restrictivas de la movilidad, Madrid ha apostado por confinar por barrios e intentar mantener la economía lo más viva posible.

Esa balanza entre economía y salud ha podido, según los expertos, dar el triunfo electoral a Ayuso. Según una encuesta publicada por este diario, la manera en la que la presidenta madrileña ha gestionado la pandemia es la que más convence a la ciudadanía.

Basándose en los datos de SocioMétrica, casi la mitad de los madrileños (el 47,5%) cree que su Gobierno autonómico gestiona mejor la crisis sanitaria que el Gobierno central (34,1%).

Ayuso se adelantó a decisiones del Gobierno central como cerrar las escuelas al inicio de la pandemia. También lo hizo con la creación de hospitales de campaña a gran escala, como el recinto IFEMA y la posterior puesta en marcha de un macrohospital de pandemias (el Zendal) que ha sido criticado por la oposición.