Iván, el policía herido, tendido en el suelo mientras sus compañeros le atienden.

Iván, el policía herido, tendido en el suelo mientras sus compañeros le atienden.

España

El Gobierno llevará al policía herido grave en Cataluña a Vigo en un avión del Ejército del Aire

Se trata de un avión medicalizado del Ejército del Aire; Iván, el 'antidisturbios' herido, evoluciona favorablemente dentro de su gravedad.

Noticias relacionadas

El Gobierno movilizará un avión medicalizado del Ejército del Aire para trasladar hasta Galicia a Iván, el agente herido muy grave en los disturbios de Cataluña. El policía, nacido en Vigo, evoluciona de forma favorable de sus lesiones y seguirá su recuperación en un hospital cercano a su casa.

Fuentes del Ministerio de Defensa han confirmado que el Ejército del Aire se hará cargo del traslado. Apuntan a un avión "medicalizado, en labor humanitaria", sin especificar el modelo o la unidad que efectuará la operación.

Iván, el policía herido, requiere un tratamiento continuado en su recuperación. Y es necesario que el avión en el que se realice su traslado tenga todos los medios sanitarios para asegurar las mejores condiciones para su salud.

Momento en el que alcanzan al policía herido de gravedad

Las investigaciones

Iván, agente de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, resultó herido en la noche del viernes, del 18 al 19 de octubre, coincidiendo con el pico de violencia que asoló Barcelona tras la sentencia del procés. Las autoridades tratan de determinar quién fue el autor de la agresión, si bien su casco quedó dañado por el impacto de un objeto contundente; probablemente un cascote o una piedra.

El impacto provocó severas heridas al agente, que cayó desplomado al instante. Además de un traumatismo craneoencefálico, sufrió el aplastamiento de dos vértebras. Su cuadro médico empeoró con un encharcamiento de los pulmones, del que ya se va recuperando.

Fuentes policiales consultadas por EL ESPAÑOL detallan que el policía ya se encuentra consciente y que evoluciona de forma favorable. Su caso es el más grave de entre los 300 agentes -entre Policía Nacional, Mossos d'Esquadra y un guardia urbano- que resultaron heridos en los disturbios de Cataluña. "Ojalá no le queden secuelas", detallan los compañeros de su unidad.