Carles Puigdemont, durante la rueda de prensa de este lunes en Bruselas

Carles Puigdemont, durante la rueda de prensa de este lunes en Bruselas François Lenoir/Reuters

España

La Eurocámara prohíbe la entrada a Puigdemont tras la nueva euroorden

El ex presidente catalán se movía libremente en los últimos tiempos por la sede del Parlamento en Bruselas.

Bruselas

Noticias relacionadas

Aunque Carles Puigdemont perdió su batalla ante la justicia europea para ser reconocido como eurodiputado, durante las últimas semanas ha entrado a menudo en la sede de la Eurocámara en Bruselas sin ningún tipo de impedimento para participar en conferencias públicas o encuentros privadas. Como cualquier otro ciudadano europeo, tenía plena libertad de acceso si le invita un eurodiputado o un eurofuncionario. Una libertad de movimientos que se ha acabado este martes: el Parlamento Europeo le ha prohibido la entrada debido a la nueva euroorden emitida contra él por el juez Pablo Llarena.

"La decisión ya se tomó con la primera euoroorden y luego se desactivó cuando fue retirada. Ahora lógicamente se vuelve a reactivar. Responde a la cooperación entre instituciones y Estados", explican a este periódico fuentes parlamentarias.

Con esta limitación, la Eurocámara quiere evitar un posible escenario de pesadilla: que Puigdemont utilice su sede para atrincherarse y tratar de escapar de la acción de la justicia belga. En aplicación del protocolo sobre privilegios e inmunidades de las instituciones europeas, la Eurocámara es inviolable, es decir, la policía no puede acceder libremente para, por ejemplo, detener a alguien o llevarle ante el juez, según explican fuentes parlamentarias. Para hacerlo, necesitaría una autorización escrita del presidente, David Sassoli.

Con la prohibición, el ex presidente catalán pierde una de las plataformas que empezaba a utilizar de forma creciente para tratar de internacionalizar el proceso secesionista de Cataluña y lograr que las instituciones de la Unión Europea acepten mediar en la crisis catalana. Una estrategia que hasta ahora ha fracasado estrepitosamente.

La Comisión Europea expresó este lunes su "respeto" a la sentencia del Tribunal Supremo sobre el procés y su confianza en el orden constitucional español. "Esto es una cuestión interna de España que debe abordarse de acuerdo con su orden constitucional. La Comisión Europea respeta plenamente el orden constitucional español, incluyendo las decisiones de los tribunales españoles", dijo la portavoz del Ejecutivo comunitario, Mina Andreeva.

Además, los servicios jurídicos de la Eurocámara se pusieron de parte de España en la vista oral celebrada este lunes en el Tribunal de Justicia de la UE sobre el alcance de la inmunidad de Oriol Junqueras como eurodiputado electo. El Parlamento Europeo sostiene que Junqueras nunca adquirió la condición de diputado al no cumplir el requisito de acatar la Constitución, por lo que nunca ha gozado de ninguna inmunidad. Una conclusión plenamente extrapolable al caso de Puigdemont.

Pide sus derechos de diputado

Puigdemont ha afirmado este martes que solicitará la restitución de sus derechos como diputado al Parlament de Cataluña, una vez que la Justicia española ha reactivado su euroorden por los delitos de sedición y malversación, pero no de rebelión.

Así lo anunció Puigdemont a las puertas de la sede de la Eurocámara en Bruselas, donde se concentró con unas treinta personas entre eurodiputados y simpatizantes, así como con los tres exconsejeros que huyeron con él a Bélgica en 2017 y aún siguen en el país, para pedir "libertad" y "amnistía" para los condenados por la sentencia del "procés" publicada este lunes.