El cazaminas 'Turia', antes del accidente que lo dejó encallado.

El cazaminas 'Turia', antes del accidente que lo dejó encallado. Armada Española

España ARMADA ESPAÑOLA

Cesan al comandante del cazaminas encallado en la búsqueda del piloto muerto en La Manga

La destitución se produce 24 horas después de la publicación en EL ESPAÑOL de un reportaje en el que se señalaba a las cartas náuticas sin actualizar o al enredo de un cable como posibles causas. 

Noticias relacionadas

El almirante jefe de Estado Mayor de la Armada (Ajema), Teodoro López Calderón, ha cesado este lunes al comandante del cazaminas Turia, que encalló el pasado 27 de agosto en aguas de La Manga del mar Menor durante las labores de búsqueda y recuperación del avión C-101 del Ejército del Aire que se estrelló el día anterior y en el que murió el piloto.

En un primer momento, la Armada achacó a las malas condiciones climatológicas y del mar que el buque, que en ese momento estaba intentando recuperar un robot submarino que rastreaba el fondo, encallara con un fondo rocoso a escasos centenares de metros de la costa de La Manga.

Sin embargo, en un reportaje sobre el naufragio publicado por EL ESPAÑOL, se apuntaba a la falta de actualización de las cartas naúticas o el enredo de los cables como posibles causas del encallamiento. Parece ser que en vez de las cartas náuticas que se utilizan continuamente, emplearon un programa informático que no estaba bien implantado y las cartas náuticas no se interpretaron bien.

Asimismo, empleados del barco explicaron que "el cazaminas está equipado con un mini submarino no tripulado, al que llamamos ‘Pluto’, que soltaron en La Manga para buscar restos del avión, y el cableado de este robot se lió en las hélices, el barco se quedó sin propulsión y sin gobierno y el viento de levante lo arrastró hacia las rocas”.

Por el momento continúan investigándose las causas exactas del accidente y uno de los temas que se están discutiendo es si arreglarlo o darle de baja, pero, según ha podido saber EL ESPAÑOL, la Armada pretende repararlo y tendría un coste de 12 millones de euros. 

En un comunicado, la Armada ha señalado que López Calderón, con esta decisión, ha relegado al comandante del Turia del ejercicio de su mando. El buque de la Armada quedó varado frente a la playa del Banco del Tabal en las proximidades de La Manga el 27 de agosto, mientras participaba en las labores de búsqueda del avión.