Análisis de la Guardia Civil de la tierra y las aguas contaminadas por la planta industrial.

Análisis de la Guardia Civil de la tierra y las aguas contaminadas por la planta industrial. GC

España OPERACIÓN FLIXANCO

21 investigados por contaminar con sustancias cancerígenas las aguas subterráneas de Huelva

La operación se ha centrado en plantas químicas de la provincia de Huelva de fabricación de cloro, que empleaban mercurio en su proceso.

Noticias relacionadas

21 personas vinculadas con empresas químicas han sido investigadas por contaminar el medio ambiente y las aguas subterráneas de Huelva con sustancias que se consideran cancerígenas. La operación ha sido explotada por la Guardia Civil bajo el nombre de Flixanco y coordinada por la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo de Madrid. 

Según explican desde el Instituto Armado, el operativo se ha centrado en una empresa vinculada con el sector cloroalcalino de la provincia de Huelva y con sus plantas asociadas. Las pesquisas arrancaron en 2017 al detectar que se estaban contaminando las aguas subterráneas por vertidos y emisiones de mercurio que los investigados empleaban en su proceso productivo.

Las consecuencias de estos procesos contaminantes, además de afectar al medio ambiente, podría haber puesto en riesgo la salud de los trabajadores. La Guardia Civil apunta a que en la empresa investigada se habrían registrado supuestas fugas de mercurio en el proceso de elaboración del cloro, que se elaboraba a través de diferentes tipos de electrolisis.

Tras estudiar diferentes informes medioambientales, entre ellos los de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, los investigadores encontraron varias discrepancias, lo que propició el muestreo de suelos y aguas en diferentes puntos de la planta industrial.

Así se detectó alta presencia de sustancias contaminantes "con una concentración suficiente para determinar la existencia de riesgos no admisibles para la salud humana y los ecosistemas", detalla el Instituto Armado.

Los 21 investigados formaban parte de la planta cloroalcalina que ha centrado el operativo, así como a otras plantas asociadas. Según señala la Guardia Civil, entre las sustancias detectadas "se encuentran el mercurio y determinados compuestos organoclorados que presentan una toxicidad elevada y están clasificados como sustancias peligrosas y cancerígenas según la normativa vigente".

La investigación ha sido desarrollada por agentes pertenecientes al SEPRONA, que han contado con el apoyo de miembros de la Unidad Técnica Adscrita a la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo y del Instituto Nacional de Toxicología.