Bernard-Herni Lévy en 'El programa de Ana Rosa'.

Bernard-Herni Lévy en 'El programa de Ana Rosa'.

España

Lévy: "Vox quiere que las mujeres regresen en el tiempo, dice que tienen demasiados derechos"

"El gran progreso de estos años es que las mujeres y los hombres van de la mano en derechos", defiende el intelectual.

El prestigioso intelectual francés Bernard-Henri Lévy ha reflexionado este viernes sobre Cataluña, fake news, Vox y feminismo en 'El programa de Ana Rosa', donde ha abogado por no escuchar a aquellos -en referencia al partido de Santiago Abascal- que "dicen que las mujeres tienen demasiados derechos, que tienen que regresar en el tiempo". Ha sido invitado para presentar el espectáculo 'Looking for Europe', un monólogo que estrena en España en Valencia el 20 de marzo y que le llevará también en nuestro país a Barcelona (25 de marzo) y Madrid (26).

Lévy lamenta la situación que vive Cataluña. Lo ha expresado así: "Es una pena. Lo que está ocurriendo es una ruptura de la convivencia, que era la marca de Barcelona ya desde tiempos de mi padre, y también en los 60 y 70. Con esto de la independencia hay un clima muy extraño, tristeza, un peso a las espaldas de los catalanes".

Sobre sus dirigentes, ha sido claro: "(Carles) Puigdemont es una broma, un bufón, un payaso. Lo que más valoro de los políticos es el coraje y a Puigdemont lo que más le falta es eso, coraje. Sus amigos y compañeros están en el Tribunal Supremo y en la cárcel. ¿Él dónde está? En Waterloo". A Quim Torra lo ve como "una marioneta de Puigdemont" y la demostración de que ni uno ni otro conciben la Presidencia de la Generalitat como algo "serio", lo que es, a su juicio, "un insulto para los catalanes, que no merecen esta farsa".

El intelectual, columnista de EL ESPAÑOL, garantiza que dirá exactamente lo mismo cuando se suba a las tablas del teatro Coliseum de Barcelona, donde le acompañará Albert Boadella.

Fake news vs. hall of shame

Preguntado por el fenómeno de las fake news, ha considerado que "todos somos víctimas" y que se trata de "una crisis de civilización" en la que "los únicos culpables no son Donald Trump o Vladimir Putin". A su modo de ver, la solución la tienen en sus manos tres agentes: primero, "los intelectuales"; segundo, "los medios de comunicación, rehabilitando la verdad frente al relativismo, diferencialismo y culturalismo". Para Lévy, "los periodistas tienen que volver a ser detectores de falsedades" y ha de haber en los periódicos o programas de televisión o radio un "hall o shame" en el que se retrate "a los que emiten y a los que ayudan a difundir fake news".

En tercer lugar, el intelectual pone el foco sobre los gigantes de internet, Facebook y Google, donde -dice conocer de primera mano- "hay gente muy buena que sabe lo que ocurre y que quiere reparar la situación". Para el francés, "intelectuales, periodistas e ingenieros de Google deben trabajar juntos" frente a un problema que, ha recordado, fue nombrado por primera vez "por George Orwell en un libro a propósito de la Guerra Civil española". Y ha concluido: "Es un problema antiguo, pero lo podemos solucionar hoy".

"Vox va a ser el Le Pen español"

Ana Rosa Quintana ha integrado a Lévy en la habitual mesa de debate de su programa, en la que ha emergido como asunto de debate Vox. El intelectual lo ha dicho tajante: "Va a ser el Le Pen español. Hace 30 años que tenemos uno en Francia, también a su hija, y es como una enfermedad. (...) En Vox dijeron que los derechos de las mujeres van contra los de los hombres, que tienen demasiados; que tienen que regresar en el tiempo y que hay que tirar sus derechos a la basura. El gran progreso de estos años es que las mujeres y los hombres van de la mano en derechos e iguales. Eso es ser un demócrata", ha afirmado, provocando el aplauso del público.

A propósito del Frente Nacional o Vox, por último, ha opinado que "el pueblo, a veces, se equivoca". Lo ha razonado así: "Tenemos que entender que en democracia esto ocurre, pero hay una Constitución, un poder judicial, medios de comunicación... El pueblo no puede ser el único soberano, el poder debe tener límites". Ha puesto como ejemplos cuando las urnas auparon "a Hitler o Mussolini".