Marlaska  acompañado por la delegada del Gobierno en Melilla, Sabrina Moh, este sábado

Marlaska acompañado por la delegada del Gobierno en Melilla, Sabrina Moh, este sábado Efe

España Inmigración

Marlaska retirará también la tercera valla de Melilla para hacer la frontera "más humana"

También ha rechazado la propuesta del PP que pretendía agilizar la repatriación de los menores de 16 y 17 años. 

Noticias relacionadas

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha anunciado este sábado que en la valla fronteriza de Melilla, además de retirar las concertinas y elevar la altura en las zonas vulnerables, como ya anunció en Ceuta hace una semana, también se eliminará la sirga tridimensional o tercera valla.

Así se pondrá fin a una de las medidas que adoptó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para tratar de poner fin a la primera crisis de las vallas que sufrió Melilla en 2005, junto con la elevación de la altura del perímetro de 3 a 6 metros, que supuso la instalación de un entramado de cables de acero en la zona intermedia del perímetro fronterizo.

Grande-Marlaska se ha referido a la sirga tridimensional como "algo típico de la valla perimetral de Melilla", y su eliminación está entre las modificaciones que el Ministerio del Interior quiere acometer este mismo año en el perímetro para conseguir una frontera más segura, "pero también más humana".

"No son conceptos absolutamente antagónicos, sino que deben estar íntimamente unidos", ha defendido el ministro en su primera visita a Melilla, en la que ha insistido en que "las fronteras, para ser seguras, no tienen que utilizar medios cruentos, necesariamente, y menos en el siglo XXI, que es el siglo de las tecnologías y del avance".

"Un menor es un menor"

Marlaska ha rechazado la petición realizada por el PP para que los menores extranjeros no acompañados (MENA) que hay en Ceuta y Melilla que bordean la mayoría de edad, en concreto entre 16 y 17 años, sean considerados "inmigrantes económicos" y con ello facilitar su repatriación a su país de origen, la práctica totalidad procedente de Marruecos.

En rueda de prensa en Melilla, ha declarado que "las normas excepcionales no nos gusta a este gobierno. Un menor es un menor y creo que con eso está todo dicho". El ministro se ha referido así a la petición que también ha realizado conjuntamente los gobiernos de Ceuta y Melilla para que los MENA de 16 y 17 años sean considerados inmigrantes precoces.

"El menor es un menor, no podemos perder nuestros valores y uno de ellos es el respeto del menor porque un menor necesita de la protección internacional", ha recalcado Grande-Marlaska.

En este sentido, ha recordado que hace años, durante una visita a esta ciudad autónoma para participar en unas jornadas de derecho en su condición de juez, ya se hablaba de este problema. "Hace años escuché por primera vez el término MENA, que no me gusta porque prefiero el término menor, y fue en Melilla". "Con esto quiero decirles que este tema no es nuevo ni de hace ocho meses, es antiguo", ha señalado