Javier Paz, víctima de abusos sexuales por parte de un sacerdote de Salamanca

Javier Paz, víctima de abusos sexuales por parte de un sacerdote de Salamanca Efe

España

Los obispos españoles investigarán los abusos sexuales en la Iglesia si así lo dispone el Papa

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, ha asegurado que los obispos españoles investigarán los casos de abusos sexuales en el seno de la Iglesia española del pasado, si el Papa así lo dispone en la reunión de febrero con los presidentes de las conferencias episcopales del mundo, que tendrá lugar en Roma.

"En cada una de nuestras diócesis estamos dando los pasos oportunos y, por supuesto, estamos también abiertos a que si en la reunión de febrero se dispone para toda la Iglesia algún tipo de protocolo que tenga que ver con la revisión del pasado, poderlo asumir", ha indicado Argüello.

Así, aunque ha precisado que los casos "no han sido muchos" en España, ha asegurado el "deseo" de los obispos de "poner de manifiesto" casos de abusos sexuales en el seno de la Iglesia que hubieran estado "ocultos en el pasado". Si bien, ha pedido "respeto a las víctimas" si quieren "olvidarse de lo que ocurrió".

"Es verdad que van a querer normalmente cuanto menos ser escuchadas, que su situación sea conocida y vivir un proceso restaurativo pero también puede que otras personas quieran olvidarse del todo lo que ocurrió y no quieran volver a poner su asunto en la palestra", ha indicado.

En cualquier caso, los obispos españoles ya están trabajando en la actualización de sus protocolos y ha explicado que su "mayor interés" es implementar "medidas preventivas formativas" y generar "una educación de la afectividad y la sexualidad", según la visión de la Iglesia, "para que sea posible la erradicación de estos abusos como otros tipos de abusos o violencias" que, a su juicio, tienen que ver "con la mala gestión, usando una expresión coloquial, de los impulsos afectivo sexuales".

Además, ha subrayado la "prioridad" de que los sacerdotes comuniquen a las autoridades públicas los casos de abusos de los que tengan conocimiento por otra vía distinta a la confesión, frente al "silencio cómplice" que se ha podido dar en casos del pasado porque, tal y como ha reconocido, el ambiente "análogo al familiar" que se da entre los miembros de la Iglesia "pudiera hacer en algunos momentos dudar".

"Es verdad que muchas veces el conocimiento que pueda darse puede producirse en un ámbito análogo al familiar, en la medida en que dentro de la Iglesia hay estas relaciones de tipo cercano, fraterno y eso pudiera hacer en algunos momentos dudar, pero creo que en este momento en que la sensibilidad de todos es tan grande, y por la gravedad que suponen estos casos, esta diligencia en la comunicación de los hechos es prioritaria", ha subrayado.